“Las autoridades en lugar de atender los reclamos responden con represión, con lo cual se incrementa el sufrimiento de las familias”, señalaron Provea y el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social

El Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) y el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) exigieron la liberación de las personas que han sido detenidas por manifestar contra el gobierno de Nicolás Maduro y por la carencia de servicios públicos.

DEnunciaron “ante el país y la comunidad internacional el avance de la política de represión implementada por el Estado venezolano en contra de las manifestaciones pacíficas que se han escenificado en regiones del país en los últimos días”. Señalaron que la mayoría de las protestas se han registrado en poblaciones pequeñas: “Ello tiene una explicación: en el interior del país la crisis se siente con mayor profundidad sobre todo en los municipios que no son capitales de los estados”.

El caos en los servicios públicos ha deteriorado de manera considerable la calidad de vida de la familia venezolana, subrayaron. “Cada día es una lucha por sobrevivir ante la escasez de agua, falta de gas doméstico, apagones, ineficiencia en el transporte público. Las autoridades en lugar de atender los reclamos responden con represión, con lo cual se incrementa el sufrimiento de las familias”.