“En la Gran Caracas, la ciudad con mayor oferta hospitalaria de la Nación, no hay una cama disponible de cuidados intensivos”, añadió el Comisionado Presidencial para la Salud y Atención Sanitaria a los Migrantes de Juan Guaidó, José Manuel Olivares, quien cuestionó que Maduro intenté vender una falsa normalidad

El Comisionado Presidencial para la Salud y Atención Sanitaria a los Migrantes de Juan Guaidó, José Manuel Olivares, denunció que la cifra de fallecidos por COVID-19 en Venezuela es de 986, más del doble de la anunciada por el gobierno de Nicolás Maduro, y adelantó que el número total de contagios triplica lo reflejado en los registros oficiales.

“Maduro dijo que en octubre disminuirían los casos de coronavirus en el país, como si esto se resolviera con brujería, con una sentencia del TSJ o con el Sebin. El régimen miente e improvisa con un objetivo: llevar al país a una farsa electoral en diciembre sobre el cadáver de médicos, enfermeras y cientos de venezolanos”, señaló e también parlamentario en el exilio.

Olivares advirtió que la estrategia de la administración de Maduro es vender una “falsa normalidad”, sin considerar la vida de miles de venezolanos, que se encuentra en riesgo debido a la falta de transparencia en el registro de los casos.

La crisis venezolana se ve reflejada en los hospitales del país, donde 70% de las unidades de cuidados intensivos y de las emergencias están ocupadas, aun cuando la pandemia no ha llegado a su pico, acotó. “En la Gran Caracas, la ciudad con mayor oferta hospitalaria de la Nación, no hay una cama disponible de cuidados intensivos”, añadió.

A su vez, el representante del Parlamento reiteró que Venezuela sigue siendo el país de Latinoamérica que hace menos pruebas tipo PCR. Días antes, el comisionado advirtió que se llegó al punto, donde el incremento de los casos va más rápido que la capacidad de hacer tests.

Finalmente, Olivares indicó que según sus registros, al ser comparada con el continente, Venezuela tiene la mayor tasa de mortalidad por COVID-19 en el sector salud, que hoy contabilizan unos 150 fallecidos.