El ministro de Salud, Carlos Alvarado, dijo que se seguirían vacunando a los trabajadores sanitarios de los cuales ya se han inoculado -aseguró- 90%, un dato que rebaten los sindicatos del ramo y las organizaciones del gremio, que claman a diario por ser inmunizados

El mandatario Nicolás Maduro anunció este domingo 23 de mayo una nueva fase de vacunación contra la COVID-19 para la próxima semana, con 1.300.000 dosis que -aseguró- llegaron “recientemente” de China, sin precisar la fecha de arribo al país.

Maduro, que compareció en el canal de televisión pública VTV, no precisó cuál es la cifra total de vacunas con las que cuenta el país tras la llegada del nuevo cargamento, un dato dudoso desde que diferentes funcionarios empezaron a dar números contradictorios sobre las dosis recibidas.

Según los datos facilitados por el propio mandatario la última vez que habló de cifras, a finales de abril, serían 930.000 dosis las que se habrían recibido hasta entonces, pero el ministro de Salud, Carlos Alvarado, manifestó, un día después, que Venezuela contaba con 1.480.000 dosis, sin hablar de la procedencia ni de la fecha de llegada.

Desde entonces, el Gobierno no informó de nuevas llegadas de vacunas ni de números, así como tampoco se ha presentado un plan de vacunación, tal y como reclama la oposición y las asociaciones de médicos y personal sanitario.

En la nueva fase de inmunización se prevé seguir vacunando, según el presidente, a mayores de 60 años y a menores de esa edad cuya salud esté comprometida con dos o más enfermedades graves o crónicas, como aquellas que sufren VIH o padecimientos renales.

Pero antes que estos, nada más llegar las primeras dosis, fueron vacunados todos los diputados de la Asamblea Nacional, así como el propio mandatario y otros miembros del Ejecutivo, sin formar parte de los grupos de riesgo a los que se refieren.

El ministro de Salud, quien acompañó a Maduro en su comparecencia, dijo que se también se seguirían vacunando a los trabajadores sanitarios de los cuales ya se han inoculado -aseguró- 90%, un dato que rebaten los sindicatos del ramo y las organizaciones del gremio, que claman a diario por ser inmunizados.