Este viernes, el diputado a la Asamblea Nacional electa en 2015, Marco Aurelio Quiñones, repudió que las autoridades de salud, junto a una comisión de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) suspendiera, sin alguna explicación, la jornada de vacunación prevista para el personal sanitario del Hospital Vargas. Es algo criminal, dijo.

“Un acto de totalitarismo y miseria humana, detener la vacunación de quienes están en 1ra línea, cuidando a los enfermos a riesgo de su salud y la de sus allegados es algo CRIMINAL”, expresó Quiñones en un mensaje publicado a través de sus redes sociales.

En ese sentido, afirmó que: Los médicos y enfermeras son personal PRIORITARIO, no los que se sientan en la nueva ANC-2020 a reírse con Maduro”, concluyó.