La iniciativa del Grupo Internacional de Contacto es crear las condiciones para que se den unas elecciones libres y justas

Estados Unidos y la Unión Europea, a través del Grupo Internacional de Contacto, intervienen directa o indirectamente en las conversaciones que en el ámbito político se dan dentro y fuera de Venezuela para tratar de solucionar la crisis política y social que impera en el país.

El Grupo Internacional de Contacto propuso hace dos días, en conjunto con el Grupo de Lima, una posible negociación con los gobiernos de Cuba, China y Rusia que apoyan al presidente Nicolás Maduro.

La idea, según explicaron miembros de ambos grupos, es que los aliados del presidente Nicolás Maduro sean parte de la solución y no del problema.

El GIC, creada el 31 de enero de este año, es el único mecanismo que hasta el momento ha tenido acceso a todas las partes en Venezuela. Está conformado por España, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Portugal, Suecia, el Reino Unido, Costa Rica, Uruguay, Ecuador y Bolivia.

Básicamente, la iniciativa del GCI es crear las condiciones para que se den unas elecciones libres y justas, supervisadas por observadores internacionales independientes.

La principal característica del GIC es su intención de resolver el conflicto siempre por la vía del diálogo, de manera pacífica.

Ocurre lo contrario con la postura de Estados Unidos, primer país en reconocer a Juan Guaidó como presidente encargado, y que ha optado por implementar sanciones a las ventas de petróleo venezolano, en rechazo a la permanencia de Nicolás Maduro en el poder y a su gestión política.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha dicho en reiteradas oportunidades que mantiene la “opción militar” sobre la mesa para Venezuela, e incluso ha invitado a los militares venezolanos a unirse al líder opositor Juan Guaidó.

El vicepresidente, Mike Pence, el secretario de Estado, Mike Pompeo, el asesor de seguridad de la Casa Blanca, Jhon Bolton, y el propio Abrams han manifestado públicamente de estar de lado de Guaidó.

Bolton llegó a declarar en marzo que su país intentaba crear una coalición para lograr un cambio del Gobierno en Venezuela, cuyo objetivo es lograr un cambio de Gobierno.

Más recientemente, Pence publicó un twit el pasado 30 de abril, cuando ocurrió un alzamiento militar en La Carlota, Caracas, promovido por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, quien ese día liberó con un comando de militares al líder opositor Leopoldo López de su arresto domiciliario.

La última propuesta fue realizada por Estados Unidos, el jueves, cuando Elliott Abrams, enviado de ese país para Venezuela, señaló que los parlamentarios oficialistas deben retornar a sus curules en la Asamblea Nacional, debido a que Washington considera que ese organismo es el que mejor puede gestionar una transición pacífica y una reconciliación nacional.