El alto representante Josep Borrell, instó a todas las partes en Venezuela a implicarse en una negociación “creíble, representativa e inclusiva”.

La decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y de la Asamblea Constituyente (ANC), de suspender la inmunidad parlamentaria de cuatro diputados opositores fue criticada por la Unión Europea (UE).

Jorge Millán, del partido Primero Justicia; Hernán Claret Alemán Pérez, de Acción Democrática; Carlos Alberto Lozano Parra, de Camina, y Luis Stefanelli Barjacoba, de Voluntad Popular fueron acusados de rebelión civil, traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección concierto para delinquir y usurpación de funciones.

El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, señaló que la suspensión constituye “una violación grave de las disposiciones constitucionales, el estado de derecho y el principio democrático de separación de poderes”, reseñó Deutsche Welle.

“Las acciones en curso contra miembros de la Asamblea Nacional, incluidos el acoso, la intimidación y los arrestos arbitrarios, están obstaculizando el trabajo constitucional de la Asamblea Nacional”, reza el comunicado.

Una solución pacífica “solo puede lograrse si la Asamblea Nacional, el único cuerpo elegido democráticamente en Venezuela, es respetada plenamente y sus miembros pueden llevar a cabo sus prerrogativas constitucionales libremente”.

Según DW, Borrell instó a todas las partes en Venezuela a implicarse en una negociación “creíble, representativa e inclusiva”.