El Gobierno resaltó que las futuras vacunas se pondrán a disposición del sistema sanitario público del Reino Unido y de otros países “al menor precio posible”

El Reino Unido anunció este jueves 26 de marzo que aportará 210 millones de libras (230 millones de euros) adicionales, a un fondo internacional para investigar una vacuna contra el COVID-19.

A través de un comunicado, el Gobierno británico afirmó que se trata de la mayor contribución individual de un país a la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI), una iniciativa público-privada que se lanzó en el foro económico de Davos en 2017.

Según una nota difundida por Downing Street, despacho oficial del primer ministro, Boris Johnson, la aportación “asegurará que los científicos e investigadores británicos continúan liderando la lucha global contra el virus”.

En este sentido, Johnson llamó a todos los países del G20 y a los gobiernos de todo el mundo a que den un paso al frente y “nos ayuden a derrotar a este virus”.