La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) anunció la “interdicción cautelar” de 25 lotes y la “prohibición de distribución” de los mismos, después de que el Instituto Butantan, adscrito al Gobierno del estado de Sao Paulo y responsable por la importación y fabricación local de la vacuna, notificó la procedencia de los inmunizantes

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa, regulador) de Brasil suspendió este sábado la distribución de 25 lotes con 12,1 millones de dosis de la vacuna anticovid Coronavac, por ser envasadas en una planta en el país asiático no aprobada por el organismo brasileño de control.

En un comunicado, la Anvisa anunció la “interdicción cautelar” de los lotes y la “prohibición de distribución” de los mismos, después de que el Instituto Butantan, adscrito al Gobierno del estado de Sao Paulo y responsable por la importación y fabricación local de la vacuna, notificó la procedencia de los inmunizantes.

“La unidad fabril responsable por el envase no fue inspeccionada y no fue aprobada por la Anvisa cuando otorgó la autorización para el uso en carácter de emergencia de la referida vacuna” del laboratorio chino Sinovac, detalló el órgano regulador.

Otros 17 lotes envasados en la misma planta, con 9 millones de dosis, están “en tramitación de envío y liberación para Brasil”, completó la Anvisa.

La decisión, publicada en el Diario Oficial de la Unión, fue tomada “con la intuición de mitigar un posible riesgo sanitario” y evitar “exponer a la población a un posible riesgo inminente” con un producto envasado en una planta en China que no pasó por inspección por parte del ente regulador brasileño.

El Instituto Butantan presentó un recurso de apelación para, por lo menos, liberar el uso en carácter de emergencia de las 12,1 millones de dosis que llegaron a Brasil.