Por lo menos seis médicos venezolanos están hospitalizados en Chile debido a la COVID-19.

Tres de ellos están intubados.

Dos de ellos son pediatras, uno es epidemiólogo y otro es cardiólogo.

La ventilación invasiva para el COVID-19 se hace bajo anestesia general. La mayoría de las veces la persona está boca abajo (decúbito prono) con un tubo en la boca hasta la tráquea.

La migración forzada de venezolanos ha incluido a los médicos, que se han trasladado a otros países de América Latina, y también a Europa, en busca de mejores condiciones de vida.