Aunque se anunció la caída de Al Baguz, el EI todavía tiene presencia “residual” en vastas regiones de Irak y en zonas desérticas de Siria, según un mapa que mostró Donald Trump

Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada liderada por kurdos, anunciaron este sábado la derrota territorial del autoproclamado califato del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria.

El portavoz de las FSD, Mustafa Bali, escribió en su cuenta de Twitter el anuncio de la “eliminación total del autoproclamado califato” el 29 de junio de 2014 en la ciudad de Mosul.

“Las Fuerzas de Siria Democrática declaran la total eliminación del autoproclamado califato y la derrota territorial del Estado Islámico al 100 %. En este día único, conmemoramos a miles de mártires cuyos esfuerzos hicieron posible esta victoria”, afirmó el portavoz.

El anuncio de las FSD se produjo horas después de que la Casa Blanca proclamase la victoria contra el EI, a pesar de que todavía proseguían los combates en Al Baguz, última localidad que ha estado en manos del EI, situada a pocos kilómetros de la frontera iraquí.

En la noche del viernes, los aviones de la coalición internacional también bombardearon las últimas posiciones donde resistían los yihadistas, junto a la falda del monte Al Baguz, situado a orillas del río Éufrates, en la zona rural de Al Baguz.

Las FSD, un grupo de milicias lideradas por kurdos y también integrada por árabes, han expulsado al EI de la mayoría del noreste de Siria, incluyendo Al Raqa, la capital de facto del “califato”, que fue conquistada en octubre de 2017 después de cuatro meses de combates.

La campaña militar de las FSD se retomó en septiembre de 2018 y se ha desarrollado lentamente, en especial en el último mes, debido a la presencia de miles de civiles en Al Baguz, la mayoría de los cuales han sido evacuados antes del asalto final.

A pesar de la caída de Al Baguz, el EI todavía tiene presencia “residual” en vastas regiones de Irak y en zonas desérticas de Siria, según un mapa mostrado en público por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, elaborado por una agencia de inteligencia estadounidense.

Foto: EFE

Más de 630 civiles, incluyendo más de 200 niños, murieron en seis meses en la batalla para conquistar el último reducto del grupo yihadists Estado Islámico (EI) en el este de Siria, informó este sábado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

Entre los civiles muertos, sirios pero también miembros de las familias de los yihadistas, hay 209 niños y 157 mujeres, según esta oenegé con sede en Reino Unido, que se informa gracias a una amplia red de fuentes en el país.

Además más de 11.000 combatientes de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) murieron en los combates contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI) en la ofensiva que concluyó este sábado, 23 de marzo.

Asimismo, resultaron heridos más de 21.000 combatientes de las milicias kurdas apoyadas por la coalición internacional.

“Ha sido extremadamente caro. Más de 11.000 líderes y combatientes han muerto, y también civiles. Además de los más de 21.000 heridos de diversa gravedad. Tenemos que recordar a los héroes y rendir tributo a los mártires”, dijo Kobani, en la primera declaración en la que la alianza armada ha reconocido el número de bajas.

Con información de EFE y AFP