Luego de varios días de protestas y actos violentos en la nación, además de la renuncia de muchos funcionarios del gobierno, el Presidente de Bolivia dimitió a su cargo.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, renunció a su cargo la tarde de este domingo 10 de noviembre. Al momento de su renuncia dijo que “nuestro gran deseo es que vuelva la paz social y la tranquilidad, sepan que grupos oligárquicos conspiran“.

“Duele mucho que haya enfrentamientos entre bolivianos”, acotó.

Asimismo, dijo que “estamos dejando a Bolivia con muchas conquistas sociales universalizadas, servicios básicos y salud gratuita”.

Expresó también que “Mesa y Camacho deben estar satisfechos, han logrado su objetivo, no sigan quemando las casas de mis hermanos, dejen de patear la mesa”.

Asimismo, el Vicepresidente de la nación, Álvaro García Linera, expresó “el golpe de Estado se ha consumado, y hemos decidido renunciar para que no ensangrenten nuestros patios“.

Señaló que al pueblo “no los vamos a dejar solos, más temprano que tarde Bolivia levantará cabeza. Fuerzas oscuras han destruido la democracia“, puntualizó.