Resolver con éxito los enigmas del juego conduce finalmente a una sala en la que un muñeco del Presidente Macron se encuentra en silla de ruedas, atado con cinta adhesiva y con la cara amoratada.

La premisa del juego Arkanes esta llena de guiños a la actualidad que esta viviendo la política francesa, y entre sus varias rutas el ‘’escape room’’ le ofrece al usuario la posibilidad de matar a Emmanuel Macron, el actual Presidente de Francia.

Inaugurado en agosto del 2019, el juego no solo ofrece la opción de matar a Macron, también se puede liberarlo o presentarlo a la Justicia. Los participantes tienen como meta localizar al mandatario, quien según el guion ficticio del juego tiene una semana sin aparecer después de sus vacaciones.

Los jugadores se meten en el papel de unos anarquistas y disponen de 75 minutos para localizar al Presiente antes de la llegada de las fuerzas del orden y una vez que lo hayan encontrado pueden elegir una de las tres opciones del juego, aunque según la responsable del guión del juego y la ambientación “tres cuartas partes eligen matarlo’’.

Aunque el juego estuvo un tiempo en relativa discreción, la radicalidad de su propuesta y el aumento de atención mediática ha hecho que la guionista del juego, quien en el pasado fue integrante de los protestantes ‘’chalecos amarillos’’, reciba constantes amenazas de muerte, violación y denuncias con la policía.

“Macron para mí era una excusa para hablar de otros políticos, como el exprimer ministro François Fillon, hombres que han abusado de su poder, que han mentido ante los medios y han acabado con penas de prisión mínimas”, explica Camille, que prefiere no difundir su apellido.