Una macrofiesta del fin de semana, del 15 y 16 de agosto, se celebró en la ciudad china de Wuhan, sitio de origen de la pandemia de COVID-19.

Los participantes no tenían tapabocas, ni guardaron el distanciamiento social, señaló AFP.