A los chavistas de base “les diría que entiendan que tienen que enarbolar las banderas de la lucha también, porque ellos están siendo afectados como todos los venezolanos indistintamente de la ideología y la política”, señala el presidente de la Asociación de Educadores Jubilados y Pensionados Unidos de la Región Capital, a propósito de celebrarse este jueves un nuevo cumpleaños del presidente Hugo Chávez

Al profesor Pedro García no se lo podrá acusar de estar lejos de quienes representa. Este miércoles llegó a la manifestación de docentes, a las puertas del Ministerio de Educación, con un megáfono que todo el que quiso utilizó democráticamente para exponer sus reclamos. García, presidente de la Asociación de Educadores Jubilados y Pensionados Unidos de la Región Capital, gritó consignas y reiteró que el gobierno pagó a los maestros un bono vacacional chucuto. No utilizó groserías ni hizo comentarios ofensivos contra las autoridades; en perfecto castellano expresó las demandas del sector. Y, cuando la lluvia se descerrajó en el centro de Caracas, se resguardó como pudo debajo del techo de la entrada del ministerio.

La movilización de este miércoles fue convocada por la Asociación de Educadores, la Coordinadora de Pensionados Unidos de Venezuela, el Movimiento de Educadores Simón Rodríguez, la Unidad del Sector Educativo Democrático. “Queríamos expresar nuestro rechazo contundente al despojo de 45 días del bono vacacional para los activos, 45 días de bono recreacional para los jubilados y la semana de ajuste salarial, que son 28 días, al personal activo. Despojo que se materializó el día viernes, cuando el Ministerio de Educación emite un comunicado en redes sociales informando que ya había cumplido con el pago de estos bonos o de estos conceptos, que son las vacaciones. No son las vacaciones solamente del maestro, que bien merecidas las tiene, sino del grupo familiar”, explica García.

Pero además los docentes esperan el bono con ansias “para resolver algunas cosas del hogar, lo que ahora es imposible porque el Ministerio de Educación, de los 60 días estipulados, se quedó con 45 días; solo pagó 15, y mal pagados”.

-¿Por qué solo pagó 15 días?

-Porque ellos están aplicando el instructivo de la Onapre. Onapre dice que son 15 días, porque eso es lo que dice la ley del trabajo. A la Onapre se le olvida que hay una cosa que llaman convención colectiva, y las convenciones colectivas son ley entre las partes. La Onapre viola la convención colectiva, viola la Constitución y desconoce todos los beneficios que son superiores a la ley del trabajo, por cuando las convenciones colectivas han superado en muchos aspectos a la propia ley del trabajo. Han sido progresivos los beneficios obtenidos en general por la administración pública.

-¿Por qué se aplica el instructivo?

-Quisiéramos entender que es una política económica con la que busca el gobierno resolver su crisis económica descargando en los hombros de los trabajadores esa crisis. Es decir, reduciendo salarios, reduciendo las primas y otros beneficios salariales de los trabajadores como una forma de equilibrar sus finanzas. Esa es política antilaboral. Nosotros no somos responsables de la crisis económica. Si el gobierno dice que no tiene recursos, debe demostrarlo. Aquí no hay cuentas claras. Hay ingresos importantes en petróleo, por ejemplo. El gobierno está vendiendo casi 750 mil barriles de petróleo diarios, a 90 dólares. En consecuencia, con 6,8 días de venta de esa cantidad de petróleo a 90 dólares el gobierno puede sacar 600 millones de dólares para pagar todo el beneficio del bono vacacional, recreacional y los días de ajuste al sector del magisterio. Nosotros sabemos sacar cuentas. Pareciera ser que el gobierno cree que el venezolano, que los maestros, que los profesionales somos eunucos, que no sabemos pensar, analizar ni sacar cuestas. Nosotros sabemos sacar cuentas.

García asevera que el gobierno ha privilegiado el pago de la deuda externa. “Prefiere cumplir con los acreedores internacionales, sobre todo China y Rusia, estos nuevos aliados que tiene, y prefiere pagar casi 14 mil millones de dólares anuales en deuda externa y no cumplir con la deuda que tiene con los trabajadores y el pueblo. Es un problema de prioridades. El gobierno prefiere invertir en casinos, en hoteles de 5 estrellas, en complejos recreacionales que solamente van a disfrutar los sectores pudientes y ricos. Aquí los ricos no están sufriendo la crisis; aquí la crisis la están sufriendo los trabajadores y el pueblo”.

A su juicio el gobierno esgrime “un discurso para engañar incautos, el decir que están con los trabajadores y el pueblo, porque en la práctica están demostrando todo lo contrario. A quien se persigue es a los sectores populares, se persigue a los sectores de izquierda, a la gente que piensa distinto, a los comunistas, a los verdaderos comunistas. Los verdaderos comunistas, la gente del verdadero pensamiento de izquierda, está desenmascarando un gobierno neoliberal. Este es un gobierno neoliberal”.

-¿El argumento del bloqueo no es real?

-El bloqueo está siendo negociado en estos momentos. Se han venido levantando sanciones. Estados Unidos ha estado haciendo reuniones para ir suavizando el bloqueo, las sanciones. Chevron, Texaco, compañías petroleras norteamericanas están operando en Venezuela nuevamente, haciendo negocios con el gobierno de Maduro. Están en un proceso de que estas sanciones se vayan eliminando. De tal manera que no es una excusa creíble, ya que si fuese realmente un bloqueo que evitara que entraran recursos al país entonces no veríamos cientos de camionetas 4X4 de último modelo blindadas. Ahora en Venezuela cualquier funcionario medio tiene una camionetota 4X4; eso cuesta miles de dólares. ¿De dónde sale ese dinero, si es verdad que hay bloqueo? De paso, esos autos último modelo son importados de países que ellos dicen que son imperios, como Japón, Estados Unidos y Alemania. Evidentemente que son comprados con dólares. Es decir, que sí hay dólares para comprar flotas de vehículos de última generación y no hay dinero para pagar los salarios, los pobres y miserables salarios de los trabajadores y las pensiones. Es un problema de contrastar realidades.

Las protestas “han sido un freno” para medidas peores, sostiene. Pero confirma que hace falta “la unidad total de todos los sectores de trabajadores que en este momento están dispersos atomizadamente protestando”.

-¿Por qué están separados?

-El gobierno ha hecho su trabajo de dividir. Ha dividido al movimiento sindical venezolano. No solamente con los sindicatos esquiroles, que son patronales y oficialistas, sino que ha neutralizado a muchos dirigentes, sindicatos y federaciones que deberían estar al frente de las luchas y las protestas y que hoy están en una situación neutra: no se mueven, están paralizados. El gobierno ha logrado que parte de esta dirigencia no actúe. Lo que se está tratando de buscar es la unidad de los que están luchando, de los que están en la calle, de los que creen que las protestas son lo único que va a lograr que el gobierno retroceda y devuelva lo que nos ha quitado, porque nosotros no estamos peleando por cosas nuevas; aquí se está protestando para que nos devuelvan lo que los han despojado. A las primas les quitaron 50% de su monto original, la Onapre quitó 50% de la gran mayoría de las primas de la administración pública, incluyendo a los universitarios. En el sector magisterial teníamos 15 bonos eventuales, como el bono por el día de las madres, que ayudaban a sumar al menguado salario. Bueno, todos los eliminó la Onapre. Todos, absolutamente todos. Son cosas que teníamos por contrato colectivo y el gobierno las eliminó. Decimos el gobierno porque la Onapre es el brazo ejecutor del Presidente de la República.

A la OIT se le han comunicado “todas estas violaciones”, centrales sindicales han elevado las denuncias para que el organismo tome nota. “La OIT no puede hacer mucho; vamos a estar claros. La OIT simplemente puede seguir haciendo sus informes de recomendaciones, de llamados de atención; exhortar al gobierno a que cumpla con sus compromisos adquiridos ante la comunidad internacional”, rememora.

-Es el cumpleaños del presidente Chávez. ¿Hay molestia en el chavismo?

-Lo que llaman el chavismo originario está bravo, está molesto, porque según dicen ellos, Maduro se apartó del plan original del chavismo y los está sometiendo al hambre, a la necesidad. Los chavistas también ven esas camionetotas que pasan frente a sus casas. Los chavistas no están ciegos, ellos están viendo lo que pasa. Es el mismo pueblo. Están observando la abundancia con que se maneja este gobierno. Por eso ellos están molestos; por el alto costo de la vida, la inflación, la inseguridad personal, la falta de servicios como agua, electricidad, gas, comunicaciones. Es una carencia total, una debacle total de los servicios que la sufren en carne propia también los chavistas.

-¿Qué les diría a los chavistas, que este jueves es un día especial?

-Es un día especial para ellos, por el cumpleaños de su máximo líder. Les diría que entiendan que tienen que enarbolar las banderas de la lucha también, porque ellos están siendo afectados como todos los venezolanos indistintamente de la ideología y la política. El hambre no tiene color político, ideológico, ni religioso, ni cultural. El hambre es pareja para todos los sectores que dependemos de un salario y para los desempleados que son mayoría y son pobres.