Habla de seguir peleando por condiciones para ir a unas elecciones libres y sostiene que no es suficiente la nueva configuración del CNE, aunque la considera positiva. Por otra parte, señala que “tristemente el chavismo le trajo a Venezuela una división diciendo que ‘porque tú no eres rojo eres traidor a la patria’. Eso no puede seguir sucediendo. tenemos que sentarnos con quien nos tengamos que sentar para buscar una solución a la crisis”

El escenario político venezolano tiene muchos recovecos y mientras unos pelean desde las redes sociales otros patean calle.

Algunos, como Carlos Prosperi, hacen las dos cosas. Se mueve por todo el país con la intención de atenuar la crisis de uno de los partidos históricos de Venezuela.

Adeco y llanero gira en la órbita de Henry Ramos Allup, en la lucha interna de Acción Democrática y sostiene que la oposición no puede “seguir cometiendo los mismos errores. Tenemos que buscar vías alternas para salir de esta crisis”.

Habla de seguir peleando por condiciones para ir a unas elecciones libres y que no es suficiente la nueva configuración del CNE, aunque la considera positiva.

En una mirada autocrítica señala que, la política para adversar al chavismo se ha manejado bajo la certeza que “la culebra se mata por la cabeza”.

“Quizás no hemos entendido que se tiene que empezar a construir bases sólidas para poder nombrar, tener una edificación y cómo se empieza de abajo para arriba ganando concejales, ganando alcaldes, ganando consejos legislativos, ganando gobernadores y preparar un ejército para ganar las elecciones presidenciales”.

Llega puntual a la cita, saluda a la redacción, conversamos sobre la cotidianidad de la Caracas en pandemia y decidimos comenzar la entrevista.

Un juego de dominó

-La designación del CNE barajó el dominó de la política venezolana. ¿Cuáles son cartas de Carlos Prosperi y AD para esta partida?

-Nosotros decidimos salir a recorrer Venezuela desde que asumimos la Secretaría de Organización del partido para llevarle un mensaje a los venezolanos, a pesar de lo que estamos viviendo con la pandemia. Vamos cumpliendo con los mecanismos de bioseguridad. Giramos el país en semanas flexibles, en semana radicales nos dedicamos a hacer labor social a entregar tapabocas, gel, alcohol para poder tener así la prevención necesaria frente al COVID que no solo golpea Venezuela sino al mundo y del cual nos tenemos que cuidar. Desde hace unos tres meses de este 2021 empezamos a recorrer Venezuela, en una cruzada por exigir condiciones electorales para poder ir unas elecciones verdaderamente justas y que los venezolanos puedan elegir libremente a quien quiera que sean sus gobernadores.

-¿El nuevo Consejo Nacional Electoral no es parte de esas condiciones?

-Obviamente. Nosotros decíamos que había que tener un nuevo CNE. Está la disyuntiva de que ese Consejo Nacional Electoral no fue electo por la Asamblea Nacional de 2015, que si lo eligió una Asamblea que se desconoce una elección, pero en toda mediación las partes tienen que ceder y entender que aquí hay que ceder en función de Venezuela y los venezolanos. No seguir en una diatriba permanente. A pesar de las diferencias políticas que podamos tener, de visiones o de criterios ideológicos, tenemos que buscar un punto intermedio para que podamos avanzar. Ese punto intermedio puede ser ese Concejo Nacional Electoral con una correlación que conocemos. Más allá del tres dos, debemos recordar que cuando se ganaron las elecciones de la Asamblea en el 2015, la correlación era cuatro a uno, donde estaba el doctor Luis Emilio Rondón, a quien hay que reconocerle el trabajo en función de que las garantías estuvieran allí.

-¿Considera que estas son mejores condiciones?

-Desde el punto de vista de la designación del CNE hay un avance. Hay dos rectores que van a garantizar esa transparencia y ojalá que los otros tres designados, vinculados al Partido Socialista Unido de Venezuela, entiendan que no se trata de una parcialidad política y que hay que trabajar en función de todos los venezolanos.

Al decir esto, acelera el paso de su discurso para evitar ser interrumpido y enfatiza que esa no es la única condición.

“Tenemos que decir que nuestra tarjeta se encuentra secuestrada por una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, que atenta contra los estatutos de nuestro partido. Hoy, dentro de nuestra exigencias está que devuelvan las tarjetas de los partidos políticos a su verdadera dirigencia y a su verdadera militancia. También tenemos que exigir una depuración del REP, algo que ya anunciado el CNE y aplaudimos. También tenemos que exigir que exista observación internacional y que se levanten las inhabilitaciones políticas. No se puede seguir inhabilitando a las personas porque piensen distinto.

El problema adeco

-¿Cómo se puede dirimir la disputa interna en AD?

-Lo que hemos pedido es que nos dejen hacer nuestras elecciones internas de forma equilibrada. No es que la junta electoral la vamos conformar nada más nosotros o por otra la parte que es mínima, y que ha quedado demostrado, que se fueron con el antiguo secretario de organización.

Al mirar la historia se divisan en AD tres grandes divisiones, la primera del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) en 1960. Luego en 1963 con la presentación de la llamada tarjeta negra y la de 1968 con el Movimiento Electoral del Pueblo (MEP).

Prosperi señala que “podríamos reeditar lo que pasó en el 1963. En ese año hubo una diferencia que llevó a la presentación de dos tarjetas una negra con un caballito y otra gris donde estaba Juan Bimba. Ojalá eso pudiera suceder y que de una vez por todas quede demostrado dónde está la verdadera militancia de Acción Democrática y a quien salga favorecido le sea entregada la tarjeta de AD”.

-¿Unas primarias para dirimir las diferencias? ¿No llegamos a esto porque no se hacían elecciones en los partidos?

-En AD el secretario general, el compañero Henry Ramos y el exsecretario de organización, el compañero Bernabé Gutiérrez, se constituyeron en planchas, se hicieron elecciones internas. Yo participé por Guárico. Después me trajeron como secretario general encargado en Caracas y durante tres años y medio estuve acá. Se venían haciendo algunas elecciones internas porque se debía cumplir con lo que decía el CNE. Lo importante es buscar una solución dentro de la militancia de AD. Porque nosotros mañana o pasado vamos a ser gobierno y nosotros no podemos tomar decisiones sobre los temas internos del PSUV, porque tienen sus propios reglamentos y normativas. Además eso es antidemocrático que un Tribunal Supremo se tenga que meter en decisiones y situaciones internas de las organizaciones políticas. Por eso es mi llamado a la reflexión a que dé una vez por todas, tenemos que canalizar un mecanismo distinto y que los militantes de nuestra organización política tomen la decisión que tengan que tomar para recomponer a Acción Democrática.

El dirigente adeco dice que, es necesario una “reflexión” para evitar lo que considera atentados contra la democracia.

“Aquí no se puede atentar contras organizaciones políticas. No solo fue AD. También organizaciones hermanas como Primero Justicia, Voluntad Popular. Eso no nos lleva a un camino democrático, ni ético. Exigimos que se le devuelvan las tarjetas a su verdadera militancia y empezar construir caminos que nos lleven a donde todos queremos llegar, que es una salida por la vía electoral a la crisis que estamos enfrentando”, sostiene.

-Giró por todo el país, pero su nombre suena para Caracas. ¿Qué piensa de esa propuesta?

-Nosotros hemos ido a cada rincón de Venezuela, a cada uno de los estados. Ahí están nuestras redes, eso no es photoshop, no son cosas que nos hemos inventado. Hemos llevado un mensaje no solo de esperanza, sino de sinceridad. De que de una vez por todas hemos cometido errores y esos errores nos han llevado a donde estamos.

-¿Cuales son esos errores?

-A algunos de los que hemos estado en la coalición democrática se les ha ocurrido que la vía es “una calle sin retorno” y cosas distintas a los mecanismos constitucionales. Eso nunca nos ha dado resultado. La mejor demostración es que los dos grandes resultados que hemos obtenido fueron en en 2007 y el 2015 por la vía del voto. No podemos cometer los mismos errores. La gente nos dio su apoyo. Quizás no cubrimos las expectativas de los venezolanos. En 2019, Juan Guaidó decidió asumir una presidencia encargada dentro de lo que nos permitía el reglamento interior y debate de la AN. Eso no logró materializar lo que estábamos intentando: una negociación para unas elecciones presidenciales libres. No podemos seguir cometiendo los mismos errores, tenemos que buscar vías alternas para salir de esta crisis.

-¿Apoyan el cambio de discurso de Guaidó?

-Eso lo aplaudimos. A quienes nos han secuestrado un familiar hemos entendido que teníamos que negociar con los secuestradores. Nosotros tenemos que hablar con las personas que no queremos hablar para buscarle una solución a esto. ¿Por qué no podemos sentarnos a hablar con nuestro adversario para buscarle una solución a la situación que vive Venezuela? Aquí no podemos seguir diciendo que somos enemigos de por vida. Para empezar, es importante que nosotros entendamos que somos venezolanos, que todos vivimos en este país. Que tristemente el chavismo le trajo a Venezuela una división diciendo que “porque tú no eres rojo eres traidor a la patria”. Eso no puede seguir sucediendo. tenemos que sentarnos con quien nos tengamos que sentar para buscar una solución a la crisis.

Más adelante agrega que Nicolás Maduro y “los que están sentados en Miraflores deben entender que es el momento también de reflexionar. Lo que pasa es que, como dice uno el llanero, ‘el que está picado de culebra cuando ve bejuco brinco brinca’, sucede cada vez que hay algo que se acerca estos señores le dan una patada a la mesa y se paran”.

“Entendamos que hay que buscar unas condiciones claras para poder garantizar las elecciones que están vencidas, las que están por vencerse y poder dirimir en las urnas electorales con el destino Venezuela. Si con esas condiciones estos señores dan una paliza y ganan… ¡bueno! Tenemos que reconocer que ganaron las elecciones y ellos son los que están gobernando”, sostiene Prosperi.

Sin embargo, hace una salvedad mirando la realidad del país: “No podemos olvidar tampoco que tenemos una particularidad. Cada vez que se gana una gobernación se le coloca un protector. Se gana una alcaldía y se pone un protector. Eso atenta también contra la autonomía en cada una de las regiones. Contra la descentralización que fue nuestra principal defensa como gobierno de Acción Democrática. Eso no puede seguir sucediendo. Aquí hay que reconocer al que obtiene la victoria y tenemos que trabajar mancomunadamente para que podamos salir adelante en cada una de las regiones. Es bueno que se entienda que hay un presidente, que hay un gobernador y que hay un alcalde que también le duele su municipio y su gente ,que además el alcalde es el que está más compenetrado con el pueblo, porque el que está allá abajo es el que escucha en realidad el día a día”, señala el dirigente adeco.

-¿Cómo es la relación en el archipiélago de facciones de la oposición? ¿Cómo es la negociación para articularse?

-Hay reuniones del G4, del G4 plus, del Pacto Unitario que se ha llevado adelante. A esas reuniones asisten nuestros compañeros Henry Ramos y Luis Aquiles Moreno. En cada una de las reuniones lo que ha movido la discusión que hemos dado, es lo que estamos trayendo acá de verdad. Sin ningún tapujo, nosotros tenemos que buscar condiciones para una salida electoral a la crisis por la cual atraviesa Venezuela. Una salida distinta no existe y además ningún venezolano va a querer que aquí venga una invasión extranjera a matar a nuestros hermanos venezolanos. Eso no debe existir en la cabeza de nadie. Los problemas internos en cada nación los tienen que resolver los habitantes de la misma. Es un problema que tenemos que resolver los venezolanos. Tristemente lo vuelvo a decir: cada vez que se intenta llegar a algún acuerdo los señores que están sentados en Miraflores, pareciera que no les interesa, sino quedarse de por vida sentado en la silla.

-Pero a la oposición también le cuestionan su forma de dirigir y que siempre sea la misma dirigencia. Hay una bases que exigen participar.

-Claro. Nosotros hemos dicho durante 23 años “que la culebra se mata por la cabeza” y quizás no hemos entendido que se tiene que empezar a construir bases sólidas para poder nombrar, tener una edificación. ¿Cómo se empieza? De abajo para arriba, ganando concejales, ganando alcaldes, ganando consejos legislativos, ganando gobernadores y preparar un ejército para ganar las elecciones presidencial. Ese es el deber ser y lamentablemente siempre hemos dicho permanentemente que “el problema es Chávez, el problema es Maduro”. Obviamente, ellos son las cabezas visibles del desastre que hemos vivido en Venezuela; bueno hay que buscar un mecanismo y por eso lo decía antes una alternativa.

En su discurso exhorta al chavismo a verse en el espejo de Argentina: “Ahí tienen ejemplos como el de la Argentina. Cristina Fernández se preparó después que dejó el poder y llegaron. Están gobernando después de Macri. La derecha argentina se estará reunificando para ver si pueden tener el poder. La alternabilidad de poder que es algo fundamental”.

Agrega que “hay una una molestia en la sociedad civil. Es cierto que los políticos quizás no hemos logrado capitalizar esa molestia y tenemos que hacer una gran reflexión y por eso tenemos que dar un debate a lo interno. Tú lo decías cuando en la pregunta.  Dentro de la unidad es importante decir que hemos fallado, que hemos cometido errores, que hay que rectificar y que tenemos que avanzar en función de reconquistar los espacios perdidos.

-Para cerrar insisto… ¿Carlos Prosperi es un nombre para la alcaldía de Libertador?

-Hemos hecho un trabajo a nivel nacional. Hemos caminado Caracas. Hay personas que nos ha dicho, nos han manifestado que nos apoyarían en esa situación. Nosotros seguimos exigiendo condiciones. Si las condiciones se dan, en su momento diremos qué vamos a hacer. Si es la Alcaldía de Caracas trabajaremos en Caracas. Si no es la Alcaldía de Caracas, vamos a seguir luchando como lo hemos hecho por Venezuela. Hemos demostrado que no necesitamos de ningún cargo de elección popular para luchar por este país. A pesar de la pandemia que estamos viviendo hemos tratado de cuidarnos, hemos cuidado a nuestra gente, pero no nos vamos a rendir ante la adversidad, no podemos perder la fe la esperanza.