El pasado febrero el país norteamericano advirtió a la petrolera española que tuviera “cuidado” con sus actividades en el país porque podrían exponerse a sanciones

El Gobierno de Estados Unidos aseguró este miércoles que la petrolera española Repsol cesó algunas de sus actividades en Venezuela para no incumplir las sanciones estadounidenses, al tiempo que amenazó con restricciones a algunas “compañías ficticias” de México que negocian con el país.

“Les hemos pedido (a Repsol) que paren esas actividades y por ahora, según tenemos entendido, lo han hecho. Estamos agradecidos por ello y les alentamos a no cambiar de opinión”, dijo un alto funcionario estadounidense en una rueda de prensa telefónica con un pequeño grupo de medios, entre ellos Efe.

El pasado febrero, Estados Unidos avisó a Repsol, junto a otras compañías internacionales, que tuvieran “cuidado” respecto a sus actividades en Venezuela porque podrían exponerse a sanciones por violar el régimen de restricciones económicas impuestas por Washington a la petrolera estatal venezolana, Pdvsa.

Repsol explicó entonces que había reducido gradualmente su exposición patrimonial en Venezuela y que el crudo venezolano que recibía era como pago de las deudas acumuladas, lo que, a su juicio, le permitía no infringir las sanciones estadounidenses a Pdvsa.

Preguntado por esa posición de Repsol, el funcionario estadounidense afirmó que Washington dejó claro a la compañía “que esos esquemas de pago o trueque” de petróleo en concepto de deudas acumuladas “ya no son viables”.

“No son exenciones a nuestras sanciones, y nuestro entendimiento es que ya no están implicándose en ello, pero si vuelven a hacerlo otra vez, Estados Unidos considerará esas actividades como sancionables”, indicó la fuente, que describió su mensaje como “una advertencia amistosa”.

El funcionario se pronunció así después de anunciar que Washington prohibió a la petrolera estadounidense Chevron perforar, transportar o negociar con crudo de Venezuela y le ha exigido “cesar gradualmente” sus actividades petroleras en el país para el 1 de diciembre.

Preguntado por su mención a México, el funcionario explicó que “hay muchas actividades nefarias” relacionadas con alrededor de “tres compañías” mexicanas que son “claramente ficticias”, entre las que identificó a una llamada Libre Abordo.

Al contrario que en el caso de empresas “con buena reputación como Repsol”, con las que se puede “tener una conversación de adultos”, las “compañías mexicanas están rodeadas de un velo de sombras y secretos”, explicó la fuente.

“Estamos vigilándolas de cerca. Sus acciones tienen que cesar”, afirmó.

Según informaciones de prensa, Libre Abordo y una firma relacionada, llamada Schlager Business Group, tienen tratos para recibir 15 millones de barriles de crudo venezolano como pago por alimentos que suministraron a Venezuela.