La crisis de la gasolina se agudiza y se prolonga. Nuestra producción interna de gasolina solo puede abastecer el 20% del consumo interno nacional.

“La realidad actual de nuestra empresa petrolera gira en torno a una producción de 517 mil barriles diarios y a la refinería de Punta Cardón se le inyectan 60 mil barriles. Con base en esta realidad solo estamos produciendo el 20% del consumo interno de gasolina que son aproximadamente 120 mil barriles de gasolina diario”, señala el analista petrolero Fran Tovar.

El editor del portal de noticias CostadelSolFm.Org señala que la crisis y el desabastecimiento de gasolina se prolongan “primero por la falta del personal especializado en la materia. Segundo, por la ausencia de materia prima para así poder lograr el proceso de refinación. Tercero por la corrupción que gira en torno al tema petrolero a escala mundial”.

“En nuestro presente histórico deberíamos estar consumiendo de 150 mil a 180 mil barriles diarios de gasolina, eso significa que estamos importando legal o, de forma irregular, el 80% de consumo nacional. Todo esto sumado que nuestro parque automotor está ubicado en tres millones de vehículos, sin contar con las motos y los transportes de carga. En conclusión tenemos un país destruido y devastado en relación a su pasado histórico”, subrayó Tovar.

Calidad de la producción

Sobre el tema de la calidad del combustible que se está produciendo en el país Tovar aseveró que: “Nuestro parque automotor requiere una gasolina de 95 octanos. Solo los vehículos más viejitos pueden usar la gasolina de 92 octanos, pero lo que estamos produciendo es una gasolina poco purificada que puede llegar a 85 octanos. Todo esto genera el daño irreparable a los vehículos”.

Señala Tovar la importancia de hacer notar que el único complejo refinador que está operando es Punta Cardón con una notable “falta de personal especializado y técnicos con edad y el tiempo para ser jubilados”. Asegura que este elemento genera sus repercusiones negativas en nuestra “desmejorada y deteriorada industria petrolera”.

“En los estados fronterizos como el Zulia y Táchira el tráfico ilegal de gasolina sigue generando efectos nefastos en la reducción significativa de la calidad de vida de los venezolanos”, denunció Tovar.

En medio de esta realidad es importante recordar que “cuando llegó Hugo Chávez a la presidencia de la República nuestra industria petrolera contaba con una nómina de 20 mil empleados a nivel global. Esta nómina llegó a incrementarse de forma innecesaria a 100 mil empleados producto de la demagogia y la politiquería nacional”.