Las implicaciones de la decisión de la administración Trump de impedir al Banco Central de Venezuela transar con dólares son analizadas por cuatro economistas con distintas visiones de los fundamentos de la economía

El Consejero de Seguridad del Gobierno de los Estados Unidos EE.UU, John Bolton, informó el 17 abril la aplicación de nuevas sanciones económicas a Venezuela y esta vez se materializaron en la prohibición al Banco Central de Venezuela de operar con la divisa estadounidense.

John Bolton indicó que el BCV ha sido uno de los instrumentos del Gobierno de Nicolás Maduro para mantenerse en el poder.

“Cinco años de socialismo de Maduro destruyeron una economía con las reservas petroleras más grandes del mundo”, dijo Bolton.

En lo inmediato, el impacto real de esta nuevas sanciones, pasan por reconsiderar la ayuda financiera de los países aliados a la gestión de Nicolás Maduro como es el caso de Rusia, China y Turquía, o solicitar un financiamiento externo al Fondo Monetario Internacional (FMI) o del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Al final de la historia se requieren recursos yel criterio de dónde buscarlos depende de a quien le toque la decisión.

Aquí vemos la percepción de cuatro economistas sobre el escenario que sirve a partir de las sanciones al ente emisor venezolano.

Lejos del intervencionismo y cerca de la llegada del auxilio financiero

José Guerra, economista y diputado ante la Asamblea Nacional (AN) sentencia que la “no intervención del país y la llegada del rescate financiero de los organismo multilaterales”, marcan el escenario económico.

“Ahora con esta nuevas sanciones al Banco Central (BCV), el gobierno venezolano tiene prohibido hacer uso de cualquier tipo sobre la base del dólar, generando de esta forma la posible profundización de la hiperinflación, la escasez de productos básicos y éxodo de venezolanos”, asegura.

Llama la atención sobre la posibilidad cierta de que se produzca la salida a corto plazo de las tarjetas Visa y Master Card del país. Asimismo indica que el gobierno se verá forzado a “negociar futuras transacciones en euros u otro tipo de divisas que no refleje elevados índices de devaluación, como es el caso de la lira turca”.

Respecto al impacto sobre los sectores económicos Guerra descarta que que impacte a la banca privada.

“Es evidente que estas nuevas sanciones económicas no afectan a la banca privada, debido a que esta plataforma tiene prohibido negociar transacciones económicas con los corresponsables de la banca norteamericana que operaba en el país. Ahora al gobierno venezolano se le hace más complicado importar bienes de consumo necesario para sostener el flujo del mercado nacional”, señala Guerra.

Delitos de Lesa Humanidad económica en Venezuela

Manuel Sutherland, economista, miembro del Centro de Investigación y Formación Obrera CIFO-ALEM de Venezuela, asegura que las últimas sanciones aplicadas aplicadas por parte del gobierno de EEUU al BCV se pueden definir como “arbitrarias, coercitivas, unilaterales y abusivas”.

El analista económico, interpreta estas nuevas sanciones como “una forma de evitar las transacciones con entidades filiales al BCV, recordando que tienen un plazo de gracia de 50 días para cancelar cualquier compromiso pendiente después de la definición de estas nuevas sanciones”

“Quedan fuera esta sanciones tres puntos, fundamentales, el tema de las tarjetas de crédito, las remesas y la posible ayuda humanitaria”, destacó.

Alerta que esta decisión de la administración Trump “dificulta, la compra de aditivos necesarios para nuestra industria petrolera y además de petróleo liviano que necesita la economía nacional, también afecta la transacción del pago en los envíos de fletes que requiere nuestra propia economía”.

El objetivo central de estas nuevas sanciones es que la gente sea a corto plazo, más pobre y miserable, que la asfixia económica repercuta directamente en los bolsillos venezolanos” subrayó.

Según Sutherland, las repercusiones inmediatas de estas nuevas medidas contra el BCV,  se van a reflejar en la “dificultad para cancelar en los calendarios establecidos los bonos, liquidar compras de petróleo. La idea es generar mayor pobreza y estimular las protestas contra el régimen para promover un cambio político”.

Advierte que el BCV tiene líneas de crédito con otros bancos centrales y otras entidades como la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en esta sentido, queda abierta la posibilidad de obtener nuevos financiamientos y créditos, que pretenden ser interrumpidos a corto plazo, como vía de auxilio financiero.

“Se estima que ingresaron 500 millones de dólares producto de una línea de crédito con el BID, y todas estas líneas de crédito el gobierno de los EEUU las quiere cortar profundizando estas nuevas sanciones” resaltó.

“Es posible que esta sanciones se profundice mes a mes, que el gobierno venezolano se vea en la obligación de triangular operaciones financiera con empresas privadas mediamente fantasma, que puedan hacer compra y ventas en EE.UU. pasando primero por Hong Kong o Turquía, esto estimula la corrupción y la falta de transparencia financiera” argumentó.

“Desde mi puntos de vista, estamos en presencia de delitos de lesa humanidad económica en el país” enfatizó.

Gobierno de coalición y acuerdos económicos

Víctor Álvarez, economista, investigador y Premio Nacional de Ciencias, alerta que “al cerrar del ingreso en divisas, sea por la vía de las transacciones o por la vía del comercio petrolero, cambia radicalmente el libre desarrollo de la economía del país. Esta nueva medida deja al Gobierno sin mecanismos financieros para adquirir insumos necesario para la posible reactivación del aparato productivo de la nación”.

“Se tiene estimado que se han marchado del país, más de 3 millones 500 mil venezolanos en edades productivas. Este éxodo masivo se agudizara para este años en un promedio de 800 mil nuevos venezolanos que se marchan debido al profundización de las medidas económicas impuestas al país”, señaló Álvarez quien forma parte del tren Ejecutivo de Hugo Chávez como Ministro de Industrias Básicas.

Insiste en la necesidad de que la mediación internacional se concentre en impedir la obstrucción de los acuerdos políticos de sectores extremistas que “solo apuestan a la rendición incondicional  del otro. En lugar de apostar a endurecer las sanciones económicas, la mediación internacional está llamada a ofrecer incentivos al oficialismo y la oposición para conformar una transición que saque al país de la crisis.

Álvarez afirma que “en medio de esta nueva realidad, el país requiere con urgencia de una economía sana y de un Estado que pueda gobernar. La preservación de un tipo de cambio libre y flotante que exprese la verdadera productividad del aparato productivo nacional, y no solo el de la actividad petrolera, es una condición básica para corregir y erradicar las graves distorsiones que han perjudicado a la producción petrolera de la nación y la industria petrolera en general”.

La crisis económica pasó a la esfera de lo político

Rodrigo Cabeza, economista, investigador activo de la Universidad del Zulia, indica que ante las nuevas medidas adoptadas por el gobierno de los EEUU, la solución de la crisis económica del país “pasó del plano económico a la esfera de lo político”.

Quien fuera ministro de Finanzas de Hugo Chávez señala que “en Venezuela registramos un incremento de la oferta monetaria desbordante, en niveles insólitos, a tal punto que saltó de 4 billones de bolívares en enero de 2016 a 422 billones en marzo de 2018”.

Cabezas advierte que “estamos frente a desequilibrios económicos y sociales devastadores, la evaluación del riesgo país es preocupantes, no vividos en la economía capitalista rentística de la Venezuela petrolera, tenemos la recesión más prolongada, profunda y generalizada de la historia”.

“Ahora llegamos a la anomalía de la hiperinflación. Debemos detener esta escalada hiperinflacionaria rescatando nuestras reservas internacional y recuperando nuestra principal industria petrolera en el país. Están paraliza el mecanismo de los precios relativos, impactando negativamente en la inversión pública y privada, el salario real y la recaudación tributaria, todo esto sumado al marcado deterioro de las operaciones financieras de PDVSA dentro y fuera del país” afirmó Cabezas. 

Sobre el tema de las sanciones indica que “es innegable afirmar que el bloqueo económico financiero internacional ha generado efecto nefasto para nuestra economía, ha impactado negativamente sobre las importaciones de bienes, la inversión y el acceso a los mercados financieros”.

“Es urgente y necesario, recuperar nuestros niveles de reservas internacionales, esto se puede hacer perfectamente con el auxilio financiero de los organismos multilaterales”, destacó.