En 2022 se acentuará la divergencia entre el escenario político y la evolución de la economía. Las proyecciones de la firma Datanalisis hablan de un fenómeno complejo que debe ser muy bien leído por empresarios y dirigentes de los partidos

Lo primero que hay que decir es que la economía venezolana se volvió enana en los últimos años y lejos se está de una recuperación de las condiciones de hace una década.

Sin embargo, existen escenarios distintos a hace dos años que marcan un mayor movimiento de algunos sectores de la economía. Algunas decisiones. incluso la falta de ellas, han configurado una realidad en donde se percibe un mayor poder de compra en ciertos estamentos sociales que ayudan mejorar ciertas condiciones de la población.

Todo esto sucede en medio de una crisis política que hasta hace poco mantenía estancada con cualquier reacción del aparato productivo. Sin embargo, “la economía se abre paso”, domestica las condiciones adversas y reacciona en donde puede y como puede.

¿Qué pasa?

En la evaluación que hacer la firma Datanálisis del escenario económico destaca una actitud más pragmática de la administración Maduro.

En estas nuevas condiciones resaltan la flexibilización de los controles, la dolarización de facto y la exención de aranceles a las importaciones.

Por otro lado, Miraflores se acerca a los empresarios, permite un cierto margen de acción y se concentra en lo político, que es donde el Gobierno de Maduro es muy eficiente marcando el paso.

Luis Vicente León, socio y directivo de la firma Datanálisis, ha sostenido en diversos encuentros que la estrategia de la administración Maduro apunta a dejar actuar a los empresarios, dentro de un marco de control velado, y así concentrarse en lo político.

Esto trae como consecuencia que la economía tome respiros y pueda moverse, sin que el Ejecutivo pierda el control, y se logren ciertos beneficios para la sociedad en el plano de la resolución de problemas de abastecimiento y consumo.

Sobrevivir

Los cambios en los patrones de consumo, debido a la recesión económica generada por la caída del Producto Interno Bruto durante siete años consecutivos y la pandemia, hizo que los empresarios adaptaran sus modelos negocios y la forma de relacionarse con el Estado y el mercado que se hace cada vez más pequeño.

Por su parte, el consumidor se concentra en la economía familiar y la política queda en un lejano segundo plano, independizando las decisiones cotidianas del debate entre dirigentes políticos.

La supervivencia es el foco y no importa por ahora “esa discusión” que le suena ajena a la posibilidad de resolver sus problemas cotidianos.

Así como los empresarios buscaron fuentes alternativas de financiamiento, ante la carencia de recursos en la banca, los consumidores optaron por buscar más de un trabajo para tratar de sumar recursos a su alicaído ingreso y poder compra,

Concentrarse en estas tareas desplaza el tema político de las discusiones centrales de la gente.

Los sectores

En este escenario es el comercio el que apalanca la dinamización que, hasta ahora, se ha visto. Datanalisis también ve el sector servicios como otro de los elementos que se mueven.

Asimismo, señala la firma consultora que la banca, construcción y el sector agrícola también están consiguiendo un respiro en esta coyuntura.

Mientras esto pasa, el sector manufactura enfrenta obstáculos frente a una política de supresión de aranceles que genera una competencia desleal con los productos importados en medio de una caída de la capacidad de consumo generada por la pandemia y la depresión de la economía por más un lustro.

Para este año los sectores que Datanalisis ve con posibilidades de un desempeño igual o superior a 2021 son: Alimentos, Servicios, Salud, Banca, Comercio y Distribución, Seguridad, Outsourcing e Intenet.

El escenario que se sirve en la mesa de 2022 es un Gobierno que busca aperturas con empresarios que se reactivaron para no perder sus espacios y sus activos. El sector privado que se quedó en el país ya no espera los cambios políticos para actuar. No puede.

Datanálisis proyecta una relativa mejora de las condiciones para trabajar en donde el sector de los no transables (comercio y servicios) tiene opciones para profundizarse.

¿Pero cómo?

Para Luis Vicente León la pregunta no es si habrá actividad económica “porque habrá”, sentencia. El tema serán las condiciones en las que se plantee y allí pone el foco.

Plantea que si el escenario de sanciones se flexibiliza se producirá una entrada de empresas de la órbita regional con vinculaciones al mercado estadounidense y de la Unión Europea.

Si se mantienen las sanciones sobre la administración Maduro, afectando al BCV, PDVSA y operaciones del sector privado, Datanalisis proyecta una “desoccidentalización” de la economía y la entrada de empresas de los países aliados de la administración Maduro.

Advierten que los empresarios deberán leer con mucho cuidado cada movimiento que se produzca, en función de adecuar sus estrategias en un entorno cambiante con una premisa fundamental: la economía y la política, cada quien por su lado.