“¿Quién va a pagar esta cuenta?”, señaló el presidente de la compañía aérea.

La aerolínea portuguesa TAP, prevé que la suspensión decretada por el Gobierno de Nicolás Maduro, a los vuelos de su compañía durante los próximos tres meses, genere pérdidas de aproximadamente 10 millones de euros (10.813 millones de dólares), según explicó la compañía en la presentación de los resultados de 2019.

El Gobierno de Maduro, adoptó esta decisión hace unos días, tras acusar a la compañía aérea de transportar de manera ilegítima al líder opositor Juan Guaidó, junto a su tío José Márquez, a quien acusaron de llevar explosivos en dicho vuelo.

El presidente de la aerolínea, Antonoaldo Neves, negó este jueves todas esas acusaciones y afirmó que TAP siempre ha cumplido con todos los protocolos, y no ha cometido ninguna irregularidad. Además se mostró indignado por la situación, y cuestionó quién va a pagar a su empresa el dinero que dejará de ingresar por el bloqueo.

“Son diez millones de euros de pérdidas en 90 días. ¿Quién va a pagar esta cuenta?”, dijo.

Aerolínea TAO. Foto: EFE.

Estas declaraciones se unen al apoyo ya recibido, entre otros, del Ministro de Exteriores portugués, Augusto Santos Silva, quien aseguró que Portugal iba a usar “todos los medios diplomáticos” a su alcance para detener una situación “injustificada”, que perjudica tanto a venezolanos como a portugueses.

Este conflicto coincidió con la presentación de los resultados anuales de 2019, realizada hoy en Lisboa.

La aerolínea registró una reducción de sus pérdidas del 10,5% con respecto a 2018, hasta 105,6 millones de euros, unos resultados impactados por la inversión realizada para renovar la flota y los problemas estructurales en el aeropuerto de Lisboa.