El economista Luis Brusco destacó que, en la década de 1950, Venezuela producía al día 2 millones de barriles de petróleo

Durante la administración de Marcos Pérez Jiménez, en la década de 1950, “el producto interno bruto creció aceleradamente; gran parte de la renta petrolera era significativa, estábamos en presencia de un país cerca de 4 millones de habitantes y ya estábamos produciendo por encima de 2 millones de barriles de petróleo diario”, expone el economista Luis Brusco.

“Gran parte de la renta petrolera que ingresaba al país estaba destinada a financiar principalmente al sector construcción y en segundo lugar al sector agrícola”, detalló.

Luis Brusco - TalCual

Destacó que la década de 1950 ofreció resultados en la construcción de la infraestructura del país: “Fueron los años de las primeras autopistas llamativas a escala continental”. Menciona la autopista Caracas-La Guaira “al igual que la Autopista Regional del Centro”.

La economía – Marcos Pérez Jiménez

Brusco indicó que la buena marcha de la economía en Venezuela también se reflejaba en una población activamente laboral y con un alto poder adquisitivo: “Crecía la producción, el empleo era creciente y el nivel de vida de los venezolanos gozaba de bienestar”.

Petróleo, reservas internacionales y divisas

El despegue de ambos sectores los atribuyó a “una economía que tenía la ventaja de que la mayoría de sus ingresos estaban representados en divisas”; por ello, afirmó, el país tenía un crecimiento de “reservas internacionales”.

La democracia en Venezuela (XIII): Los militares vuelven: la democracia  vulnerada (1948-1958) - Proyecto Base

Sobre los ingresos en divisas, Brusco aseguró que los venezolanos independientes, al igual que las personas jurídicas, tenían múltiples posibilidades de comprar en el exterior.

Además, agregó, las importaciones protagonizaban el crecimiento económico y “el petróleo le daba a Venezuela una capacidad de compras muy importantes fuera del país”.

La economía – Marcos Pérez Jiménez

El especialista en materia económica explicó que esta situación impulsada por el crecimiento petrolero iba en conjunto con que, “al disponer de muchas divisas, hacía que para los venezolanos fuera un problema fijar el tipo de cambio”, porque entre más reservas el valor de la divisa era “relativamente barato”.

Hubo un impulso para la compra de maquinarias, equipos y la materia prima, “se comenzó a importar bienes de capital para crear un sector manofacturero”.

Consecuencias de 20 años en socialismo

Luis Brusco expresó que actualmente Venezuela es un país pequeño en materia económica “sí relacionamos las necesidades y la producción petrolera”. Lo que ha ocurrido estos 20 años ha sido todo lo contrario a la época Marcos Pérez Jiménez, porque “lentamente los venezolanos han venido registrando un deterioro en el país”.

En el año 2000 ya Venezuela estaba alcanzando a Argentina en materia de producción, sin embargo, ahora “somos la economía en el puesto 14 de los países de América Latina”, concluyó el economista.