La bacteria causante de la enfermedad de los cítricos en Venezuela ha reducido en 80% la producción de este rubro, indicó este miércoles el ingeniero agrónomo Rafael Mejías.

El dragón amarillo afecta a los productores, a las plantas y a los consumidores, destacó Mejías. La enfermedad puede llegar por dos vías a las unidades de producción: por un insecto o por la semilla.

Se reportó oficialmente en Venezuela en 2017, indicó. Ese año se estudiaron varios estados y se encontró una “afectación bastante alta”.

Para los productores no es rentable el manejo de la bacteria, porque el cultivo no produce lo suficiente, estimó.

Para combatirlo se necesita un paquete tecnológico con el control del insecto, el refuerzo de los viveros, mejoramiento genético, enumeró.