José Agustín Campos considera necesario que los insumos se distribuyan directamente a los productores con las respectivas auditorías.

El presidente de la Confederación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Venezuela (Confagan), José Agustín Campos, considera “vital” que desde la Comisión Económica de la Mesa Nacional de Diálogo, se cree una mesa de insumos para el sector agrícola.

“Poner directamente en manos de los productores con las auditorías correspondientes los insumos como semillas, fertilizantes, aceites, grasas, alimentos concentrados para animales, repuestos de maquinaria agrícola”, dijo en entrevista a Globovisión.

El objetivo de esta distribución de insumos, es que desde el mes de enero de 2020, se puedan establecer lineamientos para hacer despegar el sector económico y “romper la inflación” parcialmente.

El representante gremial indicó que la economía venezolana se encuentra “sumamente sensible” , debido a la caída del crecimiento económico en sectores muy importantes, entre ellos, el agropecuario.

José Agustín Campos, presidente de Confagan. Foto: Jonathan Lanza

Indicó que su sector “está en la obligación de ser optimista porque los recursos naturales de Venezuela están completos” y resaltó que los productores están trabajando “en la medida de sus posibilidades”, por lo que requieren apoyo institucional en materia de seguridad y financiamiento.

“Ninguna economía en el mundo puede despegar si no cuenta con financiamiento en este caso de la banca pública y privada para darle respuesta productiva al grueso del pueblo venezolano”, dijo.

José Agustín Campos, presidente de Confagan.Foto: Jonathan Lanza

Dolarización de facto

Con relación a la dolarización de facto en el país, señaló que en el torrente económico nacional existe una diversidad monetaria que debe ordenarse, ya que tienen un movimiento semilegal.

A su juicio, las autoridades nacionales deben establecer una especie de cohabitación del dólar y las otras divisas con el bolívar con el objetivo de impulsar políticas que puedan rescatar el poder monetario del bolívar y les otorgue legalidad a las otras monedas que recorren la economía venezolana en el comercio formal e informal.