Rodrigo De Paul y Lautaro Martínez llamados a salir titulares en el juego ante Paraguay en el Mineirao

La situación de la albiceleste es sumamente delicada. Es momento de reinventarse y Luis Scaloni lo sabe muy bien. Destruido el técnico argentino por las críticas tras su debut ante Colombia se encuentra sin margen de error. La necesidad de aportar modificaciones, tanto a nivel estratégico-táctico, como de intérpretes.

Según las voces que se filtran desde la concentración argentina, la primera movida tiene que ver con la substitución de dos “senadores” y la incorporación de dos “italianos”: Contra Paraguay, para el encuentro de vida o muerte de esta noche en el Mineirao, fuera Ángel Di Maria y  Sergio Agüero; dentro Rodrigo De Paul y Lautaro Martinez. Otras dos modificaciones, salvo cambios de planes de Scaloni, serán las de Milton Casco y Roberto “Tucu” Pereyra.

Rodrigo De Paul, volante del Udinese, es sin duda alguna el hombre del momento en casa albiceleste. A su favor juega una estadística sumamente interesante, desde su entrada al campo en los últimos tres partidos, el número de balones jugados por Messi se ha duplicado. Con el ingreso al campo del de Sarandí, el diez se ha sentido con más libertad de movimiento entre las líneas y mayor capacidad para atacar en profundidad.

Para muestra un botón, el mejor momento del combinado argentino ante Colombia fue justo cuando De Paul substituyó a Di María. El estilo de juego del de la Serie A permite un mejor manejo del balón y su perfil ayuda a que los recortes hacía el interior del campo creen superioridad numérica en el ataque, sumando gente como Leandro Paredes o Nicolás Tagliafico por la banda.

Ocasión imperdible también para Lautaro Martínez que será lanzado en el puesto del Kun. Las ganas y la garra mostrada en los entrenamientos y a lo largo de su temporada con el Inter han impresionado a Luis Scaloni. Otro punto a favor, como en el caso de De Paul, es la voluntad popular. El pueblo aclama al “Toro”, lo consideran el revulsivo necesario en el equipo, la mecha que pueda prender el “fuego sagrado”.

Al ex Racing le queda la tarea de aprovechar al máximo esta oportunidad. Ayudar a la Argentina a levantar cabeza, cosiéndose metafóricamente una camiseta de titular inamovible. La albiceleste tendrá que buscar ganar y empezar a espantar los tenebrosos fantasmas que asechan el equipo. Muchas han sido las decepciones y las frustraciones cosechadas en el último lustro y el antídoto parece ser el recambio generacional. Los elementos están, las decisiones se están tomando pero, como siempre, el último veredicto lo tiene siempre la cancha.