Jugó para el club francés de Biarritz en toda su carrera e hizo su debut a nivel internacional en la derrota 37-15 de Francia ante Sudáfrica en Loftus Versfeld en Pretoria, en Noviembre de 1980

Nacido en Caracas, Venezuela, el 31 de Agosto de 1958 de padre venezolano y madre vasca, Serge Blanco pasa por “de bajo de la mesa” como uno de los mitos del rugby venezolano, luego de que en el año 2010 llegó como figura del Salón de la Fama de la World Rugby, la federación mundial de este deporte.

Blanco es considerado ampliamente como uno de los mejores Fullbacks que tuvo el combinado francés, y de los mejores en la historia en esa posición que haya dado este juego, el contraataque que destacaba por su habilidad, desde cualquier lugar del campo, lo convirtió en un firme favorito entre los seguidores de Les Bleus.

Se fuma hasta dos cajas de cigarros al día, incluso si ese día se enfrentaba a equipos de talla como Inglaterra, Nueva Zelanda o Gales. Era todo “un mala conducta” en un deporte donde la caballerosidad es la base de sus valores.

En el ámbito internacional, jugó en 93 juegos para Francia y apoyó 38 anotaciones, que sigue siendo el récord de puntuación en juegos internacionales de Francia. Ayudó a Francia a llegar a una final en la Copa Mundial de Rugby en 1987, que perdieron ante Nueva Zelanda, la selección más ganadora en los torneos mundiales del rugby.

Jugó para el club francés de Biarritz en toda su carrera e hizo su debut a nivel internacional en la derrota 37-15 de Francia ante Sudáfrica, en Loftus Versfeld en Pretoria, en Noviembre de 1980.

“Era conocido por su habilidad para sacar a Les Bleus de problemas cuando estaban contra la pared. En la semifinal de la Copa Mundial de Rugby de 1987, contra los Wallabies en el Concord Oval en Sydney, dejó su sello en aquel partido al anotar el try ganador en los últimos minutos del partido”, reseña la World Rugby en una nota de prensa cuando fue exaltado al Salón de la Fama.

Se cuenta que los Wallabies (Australia) eran los favoritos para avanzar a la final, pero Francia tenía otras ideas. David Campese y David Codey anotaron para el equipo local con Alain Lorieuz, Philippe Sella y Patrice Lagisquet apoyando para Les Bleus. Sin embargo, ambas partes confiaron en gran medida en sus pateadores, con Michael Lynagh, contribuyendo con 16 puntos para Australia y Didier Camberabero con 14 puntos para Francia.

Con un empate en 24-24, el reloj que casi marcaba los 80 minutos de juego, Blanco lanzó un contraataque desde las afueras de la meta de Francia, pasando la pelota a Lagisquet, quien a su vez pateó la pelota a campo contrario.

Los Wallabies desacomodados, perdieron la posesión de esa pelota y esto resultó ser fatal para ellos. Los franceses recuperaron la pelota y comenzaron a jugar en las 22 australianas, y tras varios pases Laurent Rodríguez le pasaria finalmente la pelota a Blanco, quien superó a la defensa y se zabulliria en la bandera apoyando un try memorable que le dio la victoria y pase a la final a Francia.

Este sin duda fue uno de los tries más famosos de la historia de Francia y uno de los momentos más dramáticos del rugby.

“El Pele del rugby”, como le decía la prensa de Francia por su color de piel, llegó hacer directivo de Biarritz hasta su muerte en el año 2010 por un infarto al miocardio, pese a esto aquella leyenda de Serge Blanco, un venezolano que jugaba rugby y llegó a jugar una copa del mundo, destacando durante toda su carrera siempre será “el mito de Serge”, para los seguidores del rugby venezolano.