En medio de esta situación, está más que claro que la reanudación de la temporada no se encuentra entre las prioridades del mundo pero tampoco se prevé que ocurra pronto

El día de ayer, miércoles primero de abril, se cumplió la tercera semana sin NBA, desde aquella noche que Rudy Gobert, dio positivo al test del coronavirus, antes del encuentro contra los Oklahoma City Thunder. Desde ese momento, la situación en los Estados Unidos, se ha agravado de manera acelerada.

Sin embargo, después que Sean Marks, GM de los Brooklyn Nets, confirmara que los cuatro jugadores de su equipo que habían estado infectados (entre los que se encontraba Kevin Durant) han recibido el alta, la comunidad NBA puede “festejar” que todos los jugadores y partes del staff de la liga que habían dado positivo se han recuperado y no hubo que sufrir víctimas fatales.

Además de los casos mencionados de Brooklyn, los dos jugadores de los Lakers cuyos nombres no trascendieron, Marcus Smart de los Celtics, Donovan Mitchell y el propio Gobert de los Utah Jazz y Christian Wood de los Detroit Pistons han recibido el alta y se encuentran en perfectas condiciones, mientras que no se ha conocido nueva información sobre los cuatro miembros de los Philadelphia 76ers y de James Dolan, dueño de los Knicks, quienes también portaban el virus.

Por el momento, queda esperar que el mundo sufra lo menos posible las consecuencias de esta pandemia ocasionada por el virus chino y que pronto se pueda volver a hacer vida normal.

Con información de Blogdebasket.com