Ferrari no ganaba ante sus ‘tifosi’ en el Gran Premio italiano desde la victoria en 2010 del español Fernando Alonso, por lo que esperaba con especial ansiedad reencontrarse con el triunfo ante sus aficionados, en un país donde la escudería del ‘Cavallino Rampante’ es algo más que una simple marca

El monegasco Charles Leclerc firmó su segunda victoria consecutiva en el Mundial de Fórmula 1, una semana después de haber ganado la carrera en Bélgica, al imponerse este domingo en el Gran Premio de Italia, con lo que Ferrari rompió además una sequía de triunfos en su país que duraba desde 2010.

Leclerc dominó en Monza a los Mercedes del finlandés Valtteri Bottas y del británico Lewis Hamilton, segundo y tercero en el podio. Por contra, el otro Ferrari, el del alemán Sebastian Vettel, apenas fue decimotercero.

El “Canto de los Italianos” sonó por fin en Monza, para festejar la victoria del joven piloto que cumplirá pronto 22 años y que se convierte en el nuevo héroe del equipo, en vez de Vettel, que llegó a Maranello en 2015 como una gran estrella y que se ve ahora destronado.

“Esto supera todos mis sueños de niño, ver a esta gente aclamándome y cantando”, admitió Leclerc al bajar del podio. “Este fin de semana es la primera vez en mi carrera en la que todo lo que podía pensar era en ganar. Nos han apoyado mucho”, afirmó.