La venezolana radicada en Panamá sobresale como una de las Latinas con mejor registro esta temporada de la Liga de Karate Combat con dos victorias

La karateca venezolana de 28 años, Omaira Molina, dejó claro tras su victoria el pasado domingo frente a la brasileña Anna Laura Prezzotti, por la undécima fecha de la Liga Profesional Kárate Combat, que está luchando por llegar a los Juegos Olímpicos Tokio 2020 y por su familia.

Molina, 15 veces campeona nacional de Venezuela, venció por unanimidad (2-0) a su oponente de Brasil en su segunda victoria profesional del año, un duelo de dos rivales del área continental en puja por el boleto olímpico a la cita de verano en agosto del año próximo.

“Yo respeto las grandes peleas. La chica de Brasil fue una oponente bastante fuerte. Fue una pelea muy dura”, precisó Molina, múltiple medallista panamericana, a las cámaras de ESPN.

La venezolana radicada en Panamá sobresale como una de las Latinas con mejor registro esta temporada de la Liga con dos victorias: versus la argelina Nadege Ait Ibrahim y esta ante la amazónica, titular del equipo olímpico de su país.

Una de las cualidades más relevantes de la criolla es su fortaleza mental para sobreponerse a las adversidades y retos que plantean los duelos en “El Pozo” virtual de la Karate Combat, una liga que esta zafra reúne a múltiples campeones mundiales y continentales, así como a seleccionados nacionales de 35 países en carrera por los Juegos Olímpicos.

“Son combates a todo o nada, por eso uno siempre debe seguir ajustando, corregir y mejorar. No puedes cometer errores”, dice. Y agrega: “No perder el enfoque es vital round a round, pelea tras pelea”.

Omaira, residenciada en Panamá donde imparte clases de entrenamiento funcional y de kárate, se alista bajo las órdenes del Sensei José Guerrero (Organización Budokai) en New York de cara a cada nueva fecha de la Kárate Combat y no pierde de vista los objetivos que marcan su camino como artista marcial y atleta de alto rendimiento:

“Yo lucho por llegar a los Juegos Olímpicos y por ayudar económicamente a mi familia”.

El panorama de la titular de los +68kg del equipo nacional de karate camino a Tokio 2020 la ubica en el puesto 33 del ranking mundial de la categoría y en el peldaño 47 del escalafón olímpico, además de ser la tercera mejor competidora de América en el orbe, detrás de la norteamericana Maya Wasowicz (15 del mundo) y la mexicana Guadalupe Catzlin (19na).

Del 8 al 10 de mayo, atletas de todo el mundo buscarán en el preolímpico mundial de Paris los boletos a la magna justa olímpica de Tokio. Sólo los finalistas alcanzarán el Olimpo en la cuna del kárate.

“El reto día a día es no rendirse, entrenar y trabajar muy duro para cumplirle a mi país y a toda esa gente que me apoya”.

Con información de Prensa IND