Este 2 de junio, cuando se cumplen 106 años del natalicio de uno de los escritores más influyentes e importantes de Venezuela, tres generaciones de poetas hablan de su impronta, aportes y vigencia y los reconocen como uno de los padres de la poesía en nuestro país

“En poesía las palabras no poseen un valor justo, filológico, etimológico, sino que adquieren un valor múltiple, que escapa a la lógica corriente del lenguaje”. Vicente Gerbasi.

Bajo esa premisa trabajó durante toda su vida este hombre a quien se le conoce como uno de los poetas más influyentes de Venezuela. Y es que fue el uso del lenguaje de forma magistral, movido por su incesante investigación, la forma en la que Vicente Gerbasi decidió narrar la venezolanidad.

Foto: Cultores de Zaraza

Su estilo tuvo orientación filosófica, si se puede decir, pues se adentró en los aspectos profundos de la existencia, en la magia de la vida, vista desde una sensibilidad con la que logró reconocer las más sutiles señales etéreas -y para muchos inexplicables- con palabras, de lo que somos como seres humanos y también como país.

Dos grandes de las letras latinoamericanas : Gerbasi con García Márquez / Foto: Grupo Li Po

Con su genial dominio de la narrativa, Gerbasi introdujo dentro de su obra temas míticos, leyendas, costumbres rurales, la belleza fascinante de la flora y la fauna y a la infancia quizá, precisamente por la carga mágica de aquella etapa de la vida.

A propósito de cumplirse este 2 de junio, 106 años del natalicio de este exponente de la lírica vanguardista, Contrapunto conversó con poetas venezolanos, de al menos tres generaciones diferentes, y les consultó sobre la importancia, impronta, aportes y vigencia de la obra de Gerbasi.

El ensayista y crítico literario, Alfredo Chacón; el periodista y gestor cultural, Santos López; el también crítico, ensayista y profesor, Rafael Castillo Zapata, y el joven licenciado en letras y profesor, Franklin Hurtado. Los cuatro poetas seguidores de Gerbasi, se refirieron a lo fundamental que es conocer su obra, sobre todo para quienes quieren emprender un camino dentro de la poesía y para aquellos que se interesan en la estética de la vida, en el arte, en lo social y en la verdad.

Alfredo Chacón, poeta, ensayista y crítico literario / Foto: Youtube

Alfredo Chacón, quien es una de las personalidades más importantes de la intelectualidad venezolana, se refirió a este gran escritor no como cualquier creador, sino como uno que logró que los ojos lectores se posaran en él y lo nombró “el patriarca de la modernidad poética venezolana”.

“Gerbasi como todos los verdaderos poetas, es un gran laborador de la palabra, es decir, un creador. Ese nivel de creador se particulariza en él de una manera muy visible, por lo menos una manera que resultó ser muy visible para los venezolanos del siglo XX”, dijo.

Para Chacón, la obra de Gerbasi mezcló una exhuberancia significativa, de riqueza, de mundos acarreados al poema, desde la sensibilidad italiana y venezolana, conjunción que aseguró vivió en la intimidad, dio como fruto, “una poesía que tiene sus momentos culminantes desde Mi padre el inmigrante, Los espacios cálidos, hasta varios de sus últimos libros”, dijo Chacón.

Agregó Chacón que fue su riqueza expresiva y la verbalidad creadora la que produjeron, “un fenómeno que no deja de ser muy particular y que no debe perderse de vista en la cultura literaria venezolana, que no pasó desapercibida a la mayoría de los venezolanos interesados en la literatura y en la poesía. Fue estimada esa riqueza, esa calidad, hasta el punto de convertir a Vicente, durante mucho tiempo, prácticamente en el patriarca de la modernidad poética venezolana”.

Un patriarca que definió como cálido, sensible, amistoso y siempre abierto a los surgimientos de nuevas voces y de nuevas orientaciones en la poesía venezolana.

El poeta Santos López se refirió a la capacidad de Gerbasi para bañar del luz al alma oscura / Foto Anthony Aparicio – Archivo Contrapunto

El director y fundador de la Casa Nacional de la Poesía Pérez Bonalde y promotor de la poesía en Venezuela, Santos López, habló, por su parte de Vicente Gerbasi como uno de los padres de la poesía venezolana.

López lo llamó “Vicente Gerbasi de Canoabo” y dijo: “Es uno de nuestros padres de la poesía venezolana y quiso socavar la noche del alma en el trópico con su lenguaje luminoso y puro. Por ejemplo, cuando nos dice: El cielo tiene grandes gallinas blancas / que flotan sobre un silencio de árboles… Nos devuelve una visión, una manera de ver desde la infancia con ternura, inocencia y respeto”, expresó López.

El autor del poemario Canto de luz negra, cree que la importancia de que los jóvenes lean a Gerbasi radica en el aprendizaje que de esos textos se adquiere sobre el respeto a lo natural, a los orígenes, a la belleza y sabiduría de la tierra.

“Los jóvenes deben leer a Vicente Gerbasi de Canoabo porque nos enseña cómo debemos estar en la tierra, regresar a ella, a la naturaleza: con respeto y amor y sin sentirnos que somos superiores a los árboles, animales, ríos, valles y montañas”, añadió.

Rafael Castillo Zapata asegura que la obra de Gerbasi es fundamental en la educación /Foto: Wikipedia

Rafael Castillo Zapata, quien es también profesor y jefe del departamento de Teoría de la Literatura de la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela, asegura que la obra de Gerbasi está viva y sirve de ejemplo para la formación de las nuevas generaciones de poetas y del hombre y su forma de ocupar al mundo.

“Para muchos poetas es evidente que sigue viva la obra de Gerbasi, todo el tiempo la estamos leyendo y los que trabajamos con jóvenes siempre recurrimos al ejemplo de Gerbasi, no solo como poeta, creador de la palabra, sino como sujeto ético y político, como un modelo de hombre más allá de la maravilla de su poesía pero también su manera de estar en el mundo y de ocupar el mundo, que es también parte importante del ser poeta y en ese sentido creo que su obra y su presencia siguen absolutamente vigentes”, dijo.

Agregó Castillo Zapata que a través de su lectura los jóvenes pueden aprender sobre la fidelidad de vocación, y la entrega a esta relación maravillada con la palabra y sus misterios. “Todo aquel que quiera entrar en este mundo (de la poesía), tiene a un Gerbasi modelo. Tener esta presencia entre nosotros es un privilegio de nuestra cultura y eso es lo que los jóvenes tienen como uno de los grandes valores”.

Franklin Hurtado es un joven docente de la Escuela de Letras de la UCV. Forma parte de la más reciente generación de poetas nacionales y cree que para sus contemporáneos leer la obra de este imprescindible de la poesía, es una lección de la necesidad de asombro y tensión para escribir y para vivir y es, a su vez, una cátedra de historia.

“Hay en Gerbasi una capacidad para asombrarse ante las más pequeñas cosas y tal vez su poema más famoso, Mi padre el inmigrante, nos enseña que el paisaje que para nosotros puede ser rudo, tosco, salvaje, también tiene su encanto, tiene su belleza, tiene algo que cautiva simplemente con la mirada y que lleva a la palabra”, expresó.

Foto: Pinterest

Hurtado coincide con Santos López en el hecho de que el verbo de Gerbasi viene cargado de imágenes, metáforas y de un paisaje poseedor de una luz deslumbrante.

“Te deja noqueado, golpeado, entonces, toda la importancia de Gerbasi que tuvo en un principio con el grupo y la revista Viernes, todo su trabajo por promocionar la poesía es muy importante cuando uno lo estudia o lo revisa como una figura histórica, pero yo diría que para los que no conocimos esa época, Gerbasi nos enseña cómo es necesario para un poeta, para un artista o para alguien que quiere disfrutar lo estético, la necesidad del asombro y la necesidad de tensión”.

Esta, su impronta, mantiene a uno de los integrantes de la notoria agrupación poética Viernes, en la vanguardia de las letras venezolanas a 27 años de su partida física.