Ingrid Ferrer: Hace 25 años su embarazo la llevó a convertirse en soldadora y artista

Texto y fotos: Jorge Díaz

“Porque todo se trata de un viaje”: Jorge Díaz, de 4 Ruedas y un Morral, entrevista a Ingrid Ferrer, quien hace 25 años decidió tener a su hijo sola y, para mantenerlo, se convirtió en soldadora y artista. Esta es su historia

Ingrid Ferrer vive en El Hatillo, en la carretera vía La Unión, sector el Carmen, calle 3, Quinta Alegría. Su taller es pequeño, lleno de hierros y electrodos; en una mesa pueden verse revistas de moda. Todo tiene el encanto de una mujer muy sensible.

Su día se debate entre crear obras de arte en hierro y hacer los encargos que sus clientes requieren de ella, tales como puertas corredizas, bancos para jardines, lámparas, portones y hasta caballos de cuatro metros de largo.

Vive con sus padres, y justamente su padre, ingeniero de profesión, tenía hace 25 años en su garaje un equipo para soldar. Ella estaba embarazada de su hijo, y tenía dos caminos…Escogió tener a su hijo y aprender a soldar. Su historia es la de las mujeres venezolanas que deciden fluir con la vida sin rencores hacia el pasado ni telenovelas baratas, construyendo una historia de éxito y dignidad. 

Si quiere contactarla:  instagram @ingridjane_ferrer – tlf: 04242720300.