Conmoción mundial ha causado el incendio en un patrimonio mundial de la humanidad y en una de las edificaciones más turísticas de la tierra. Mandatarios, políticos, artistas, y sobre todo los franceses, hacen votos por la recuperación del histórico y hermoso templo. Aquí ofrecemos un resumen de las reacciones

París se paralizó este lunes 15 de abril. Una fecha de primavera que nadie en Francia olvidará. Uno de sus símbolos más preciados, en el corazón de París, altiva y gótica, su Catedral, la de “Nuestra Señora de París” ardía en sus propías llamas… y en tiempos de Semana Santa.

Comenzando por el presidente Emmanuel Macron, que tenía previsto dirigirse este lunes por la noche a la nación para anunciar nuevas medidas tras el gran debate para responder al malestar de los “chalecos amarillos”, suspendió su discurso dada la gravedad del incendio en Notre Dame.

Macron abandonó el Palacio del Elíseo y se trasladó a la île de la Cité para seguir de cerca las labores de extinción del incendio. “Notre-Dame de París presa de las llamas. Emoción de toda una nación”, escribió Macron en su cuenta de Twitter. “Como todos nuestros compatriotas, estoy triste esta noche por ver que esta parte de nosotros arder”, añadió el presidente.

El grave incendio que desde la tarde del lunes consume la catedral parisina de Notre Dame, transmitido por las televisiones en tiempo real, ha conmocionado al mundo, que no cesa de lamentar con estupor el suceso acaecido a un templo símbolo de París, de Francia, su historia y del mundo católico.

El presidente galo, Emmanuel Macron, desde los alrededores de Notre Dame consideró que “lo peor se ha evitado” en el incendio, aunque recordó que “la batalla todavía no se ha ganado totalmente” y proclamó que quería reconstruir la catedral “todos juntos”.

Una noche para la historia (cronología):

18.00 – La catedral de Notre Dame, el monumento más visitado de Europa, cierra a los turistas.

18.15 – Comienza la tradicional misa bajo el gran altar de la catedral.

18.20 – Salta la alarma de incendios, pero los responsables de seguridad no logran identificar el fuego. Empieza la evacuación del templo.

18.43 – De nuevo se enciende la alarma de incendios. Esta vez el personal de seguridad localiza las llamas en la cubierta, en la parte del crucero donde se alza la aguja rodeada de un andamiaje para su restauración

18.58 – Llegan las primeras dotaciones de bomberos para atajar las llamas, pero constatan la dificultad de alcanzar los casi 50 metros de altura donde estas se originaron. El fuego comienza a escalar por la aguja, de 96 metros, el punto culminante del templo gótico.

19.57 – Asolada por las llamas durante dos horas, la aguja de la catedral, obra de Viollet-le-Duc en el siglo XIX, acaba cediendo y cae sobre el tejado de la catedral, abriendo un boquete encima del crucero.

20.05 – El presidente francés, Emmanuel Macron, acude al lugar de los hechos, tras haber suspendido un importante discurso televisado en el que tenía que anunciar medidas políticas.

20.07 – El fuego avanza por la estructura de vigas que sostienen el tejado y alcanza la Torre Norte, donde se centran las labores de los bomberos para evitar su hundimiento.

Una veintena de bomberos escala la torre e interviene de urgencia para evitar que las llamas dominen esa parte. “En un cuarto de hora o media hora se jugó todo”, según el número dos del Ministerio francés del Interior, Laurent Nuñez.

21.40 – Los bomberos dicen que no se puede garantizar que la estructura de la catedral aguantará.

22.50 – El número dos de Interior comparece ante la prensa para asegurar que la catedral no se derrumbará, lo que provoca una explosión de alegría entre los congregados junto al templo.

00.10 – Macron afirma que “se ha evitado lo peor” y que Notre Dame de París será restaurada.

04.00 – Los bomberos anuncian que el incendio está controlado.

09.50 – El fuego ha sido extinguido en su totalidad.

Reacciones

Las iglesias cristianas en Tierra Santa manifestaron que rezan por la catedral y expresaron su “solidaridad con la Iglesia en Francia, especialmente durante la Semana Santa (…) y deseamos lo mejor a esta Iglesia y a sus fieles”, señaló el asesor de líderes de la Iglesia en Tierra Santa, Wadie Abunassar.

El Vaticano ha recibido con “incredulidad y tristeza” la noticia del “terrible” incendio. El portavoz interino de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, mostró la “cercanía” del Vaticano a los católicos franceses y a los parisinos y aseguró oraciones por los bomberos y todos aquellos que se esfuercen en “hacer lo posible para afrontar esta dramática situación”, concluye el comunicado.

“Qué triste espectáculo. Qué horror. Comparto la emoción de la nación francesa, que también es la nuestra”, dijo el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien recordó que Notre Dame pertenece a toda la humanidad. “Ha inspirado a tantos escritores, tantos pintores, tantos filósofos, a tantos visitantes venidos de todas partes”, consideró.

La primera ministra británica, Theresa May, mostró su apoyo a Francia: “Mis pensamientos esta noche están con las personas de Francia y con los servicios de emergencias que luchan contra el terrible incendio en la catedral de Notre Dame”.

Al igual que la canciller alemana, Angela Merkel: “Estoy apenada por esas terribles imágenes”, dijo en un mensaje difundido a través de la cuenta en Twitter de su portavoz, Steffen Seibert

El rey de España, Felipe VI, se mostró seguro de que la catedral parisina “resurgirá de sus cenizas”: “El pueblo francés la reconstruirá, la levantará sin duda de nuevo. Y estaremos ahí; el mundo entero está y estará con Francia. La catedral de Nôtre Dame resurgirá de sus cenizas”, tuiteó el monarca.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, también utilizó las redes sociales para mostrarse compungido: “Es una triste noticia para nuestra historia y nuestro patrimonio cultural universal”.

Al otro lado del Atlántico, el presidente de EEUU, Donald Trump, llegó a sugerir el empleo de aviones cisterna para apagar las llamas de Notre Dame, según dijo en su recurrida cuenta de redes sociales.

“Tan terrible ver el inmenso incendio en la Catedral de Notre Dame en París. A lo mejor, se podrían emplear aviones cisterna para apagarlo. ¡Hay que actuar rápido!”, escribió.

Sugerencia que no gustó mucho a las autoridades en París, que a través del secretario de Estado francés del Interior, Laurent Nunez, rechazaron las críticas recibidas por las redes sociales a tal respecto. “El lanzamiento de agua desde el aire habría sido extremadamente peligroso”, aseguró.

El presidente brasileño, Jail Bolsonaro, manifestó en nombre de sus conciudadanos “su profundo pesar por el terrible incendio que asola uno de los mayores símbolos de la cultura y la espiritualidad cristiana y occidental (…) En este momento sombrío”, las oraciones de los brasileños “están con el pueblo francés”.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, calificó de “desgracia para el arte, la cultura y la religión” el voraz incendio de Notre Dame”, y a través de su canciller, Marcelo Ebrad, transmitió la solidaridad del pueblo mexicano con Francia además de poner “su apoyo y conocimientos para la reconstrucción que habrá de venir”.

En Nueva York, el secretario general de la ONU, António Guterres, se declaró “horrorizado” por las imágenes del incendio de Notre Dame, “una joya única del patrimonio mundial que reina sobre París desde el siglo XIV”, señaló Guterres en francés a través de su cuenta de Twitter.

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, mostró su pesar y tristeza: “Sin duda perdemos una de las catedrales más hermosas, patrimonio cultural del mundo que tomó 200 años en construirse. Nuestra solidaridad con el pueblo francés y el Pdte. @EmmanuelMacron”, escribió en Twitter.

El presidente colombiano, Iván Duque, dijo que su país “acompaña en su dolor al pueblo francés, sus autoridades y a la Iglesia”.

La oposición también reaccionó con tristeza ante la noticia del incendio. “Notre-Dame de Paris está en llamas. Todos estamos estupefactos“, escribió en esa red social Jean-Luis Mélenchon, líder del partido de izquierdas La Francia Insumisa. “Es una parte de nuestra Historia, de nosotros mismos, que se quema esta noche”, consideró Laurent Wauquiet, el presidente del partido conservador de Los Republicanos”.

La líder de la extrema derecha Marine Le Pen rindió en Twitter homenaje a los bomberos que luchaban el lunes por la noche contrarreloj para apagar el incendio de “esta maravilla de nuestro patrimonio y nuestra cultura”.