Jair Bolsonaro pidió suspender la transmisión de la película francesa Cuties e iniciar una investigación a la plataforma de Netflix, ya que la película presenta contenido que puede ser catalogado como pornografía infantil.

El filme narra la historia de una adolescente musulmana de 11 años, que va a vivir a Francia con su familia y que lucha entre la tradición de su cultura y la modernidad que le ofrece Internet. En el transcurso de la historia, aunque no contenga escenas explícitas, se evidencia la hipersexualidad de las actrices menores de edad y realizan movimientos de bailes eróticos.

Damares Alves, pastora evangélica y ministra, manifestó su desagrado por la película y la tachó de ”abominable” aseguró que no van hacer concesiones a nada que promueva la pedofilia y que el Gobierno de Brasil se preocupa por el bienestar de los menores y no se detendrá en esta lucha.

El Ministerio señaló, en una carta enviada a la Coordinación de la Comisión Permanente de la Infancia y la Juventud (COPEIJ), que si bien la intención de la película es mostrar el desarrollo de la identidad sexual también puede conducir a la normalización de la hipersexualidad infantil.

En la misiva, también indicaron que en la película hay una “retroalimentación evidente de la lujuria de las personas que se sienten atraídas sexualmente por niños y adolescentes, además de la clara oferta de la industria de la pornografía infantil”.

Con la información de EFE