Según reporta Deadline, siguiendo el retraso de la primera audiencia judicial por la demanda entablada por la actriz, la protagonista de Black Widow y Disney llegaron a un acuerdo

Parece que todas las declaraciones cruzadas y reportes tomaron más tiempo que la resolución del conflicto entre Scarlett Johansson y Disney. Después de todo, durante el jueves pasado la actriz detrás de Natasha Romanoff y la Casa de Mickey Mouse finalmente hicieron las paces.

Según reporta Deadline, siguiendo el retraso de la primera audiencia judicial por la demanda entablada por la actriz, la protagonista de Black Widow y Disney llegaron a un acuerdo.

“Estoy feliz de haber resuelto nuestras diferencias con Disney”, dijo Johansson mediante comunicado. “Estoy increíblemente orgullosa del trabajo que hemos hecho juntos a lo largo de los años y he disfrutado enormemente de mi relación creativa con el equipo. Espero continuar nuestra colaboración en los próximos años“.

Johansson demandó a Disney por el estreno de Black Widow, acusando que la compañía impulsó a Marvel Studios a lanzar la cinta simultáneamente en cines y su servicio de streaming con costo adicional, como parte de una estrategia para promocionar a la plataforma conocida como Disney Plus. Algo que, según la actriz, habría perjudicado sus bonos por el desempeño en taquilla y además habría roto el compromiso que el estudio había realizado para un estreno exclusivo en cines. Pero Disney argumentó que Johansson fue compensada por el cambio en la estrategia de estreno de la cinta e incluso llegó a divulgar sus ganancias por la primera aventura en solitario de Natasha Romanoff.

Con información de La Tercera