Los espacios cerrados son más riesgosos que los abiertos debido a que puede ser más complicado mantener a la gente distanciada y hay menos ventilación

Existe cierto riesgo de contagio del nuevo coronavirus si se asiste a algún lugar de venta de comida, sin embargo, las autoridades de la salud señalan que hay medidas de precaución que se pueden tomar para minimizar las probabilidades de exponerse al virus que causa la COVID-19.

Pedir comida para llevar o a domicilio sigue siendo la opción más segura, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés).

Si prefiere ir a un restaurante, lo mejor es elegir sentarse al aire libre donde las mesas estén separadas por lo menos 1,8 metros (6 pies), señalaron los CDC. Comer dentro de un inmueble que no ha reducido su capacidad o colocado las mesas a una distancia segura representa el mayor riesgo, aseguran los expertos.

El coronavirus se propaga a través de gotas que se emiten cuando la gente habla, ríe, canta, tose o estornuda, dijeron los CDC.

Los clientes deberían evaluar qué otras medidas de seguridad están implementando los restaurantes.

Los meseros deberían utilizar mascarillas y el restaurante debería tener un proceso para garantizar que la gente no se esté demasiado cerca mientras espera su mesa, comentó la doctora Susan Casey Bleasdale, experta en enfermedades infecciosas de la Universidad de Illinois, en Chicago (Estados Unidos).

Es preferible tener menús digitales o desechables, así como cubiertos desechables, según los CDC. La agencia dijo que las opciones de pago sin necesidad de tener contacto, como aquellas que estén disponibles en un teléfono, son idóneas. De otra forma, los restaurantes deberían tener procedimientos para evitar el contacto mano a mano con efectivo o tarjetas de crédito.