Más casos. Mayor mortalidad en La Guaira. Cáncer de próstata y de pulmón en hombres, cáncer de mamas y cuello uterino en mujeres. Una enfermedad que sigue creciendo y a la que se dedica este 4 de febrero para crear conciencia sobre el diagnóstico precoz y la prevención

Del cáncer no hay números oficiales en Venezuela, pero sí, una estela de dolor y de interrogantes. Este jueves la Sociedad Anticancerosa de Venezuela, en alianza con el Centro de Estadística y Matemáticas Aplicadas de la Universidad Simón Bolívar y con el apoyo de Pharma, presentaron los resultados de un estudio que muestra que la mortalidad aumentó 24% entre 2014 y 2021 y que la incidencia creció 7%.

No hay estadísticas oficiales, por lo que estos datos se convierten en la única referencia para el país. Pedro Ovalles, del centro de la USB, recordó que son proyecciones.

Para 2021 se proyectan 30.100 personas fallecidas, que es 74.352 personas por cada 100 mil habitantes, indicó Ovalles. Esto representa un aumento de 24% desde el año 2014.

La Guaira es el estado con mayor tasa de mortalidad, seguido del Distrito Capital y los estados Sucre y Aragua. La Guaira es el de mayor incidencia, seguido por Distrito Capital, Aragua y Zulia. Y aunque el estado Delta Amacuro es el que tiene mayor incidencia, los investigadores todavía no tienen razones claras que lo expliquen.

La incidencia más alta de cáncer de cuello uterino es en mujeres de 45 a 54 años, pero la mortalidad es de 45 a 55 años, describió Ovalles. Para cáncer de mamas la mayor incidencia es entre 45 y 54 años, y la mayor mortalidad entre 55 y 54 años.

Los venezolanos que mueren por cáncer de pulmón tienen entre 55 y 64 años. El cáncer de próstata afecta sobre todo a venezolanos entre 64 y 74 años, pero mueren los mayores de 65 años.

¿De qué mueren quienes mueren por cáncer en Venezuela? Las mujeres, por cáncer de mamas y de cuello uterino; los hombres, por cáncer de próstata y pulmón. ¿Cuáles son los tipos de cáncer que enferman a más venezolanos? Próstata, mamas, cuello uterino y pulmón.

Una mirada a las mamas

El autoexamen de las mamas primero fue exaltado, y luego, satanizado, explica el mastólogo Víctor Acosta Marín, integrante del Ceclines. Pero, como bien lo destaca, se trata de sumar, por lo que su mensaje es que las personas se hagan el autoexamen y también la mamografía. “Intentamos conseguir lesiones que no sean palpables, que la paciente no las toque”, detalla Acosta. “La idea no es restar opciones, sino sumarlas para abarcar el mayor número de pacientes”.

En cuanto a la mamografía, reitera que lo ideal “es tener una mamografía digital” y una buena interpretación de este examen. Recuerda que el eco mamario es un complemento de la mamografía, y que se benefician las mujeres jóvenes con mamas densas.

La mamografía es el estándar de oro para la pesquisa de cáncer de mamas, refiere Alcira Capecchi, coordinadora del centro de mamografía y tomosíntesis del Centro Médico Docente La Trinidad. La tríada para el diagnóstico es la consulta médica especializada, la mamografía y el autexamen, enumera Capecchi.

Hay que aprender el mapa de las mamas para poder diferenciar lo nuevo, lo diferente, sentencia Capecchi. Por otra parte, remarca que la mamografía no tiene reemplazo. “Pregúntenle a su médico”, recomienda.

En el país se ha visto un aumento del cáncer de mama por debajo de los 40 años de edad por razones como dieta, estilos de vida y causas genéticas, reitera el experto, por lo que insiste en la mamografía digital anual a partir de los 35 años.

Hay cinco factores, comenta Acosta, para reducir el riesgo de cáncer de mamas: una dieta rica en vitamina D y rica en fibras, actividad física, ejercicio constante (30 minutos al día) y disminuir la ingestión de alcohol. En fin, una vida saludable.