El Estado venezolano no es el único país que aplica medidas para bloquear el acceso a portales que difunden pornografía en diferentes formatos, desde películas y videos hasta fotos. En el año 2014, el Reino Unido aprobó una ley que prohibe el llamado “porno de venganza”

El pasado junio de 2018, la compañía de telecomunicaciones del Estado Venezolano, Cantv, bloqueó (sin explicaciones ni argumentaciones públicas) el acceso a los portales, Por Hub, Xvideos y Youporn, entre otros. 

Para entonces, la organización Espacio Público aseguró que a este bloqueo se le sumaban otras prohibiciones como portales de noticias, entre ellos El Nacional, El Pitazo y La Patilla. 

Sin embargo, Contrapunto pudo constatar que sí se puede entrar a estas webs desde servicios de internet privados, inclusive usando los datos de navegación móvil. 

En un foro digital Venezuela, llamado meneame.net, varios usuarios expresaron su descontento con esta medida, que para marzo de 2019 continúa. 

“Lo hacen para promocionar el porno nacional. Busca: el único sitio 100% criollo”, escribió un usuario llamado “porcorosso“. 

Venezuela no es el único país con dichas medidas. En el 2014, el Reino Unido aprobó una ley que prohibe el llamado “porno de venganza”, práctica que consiste en personas que divulgan las fotos íntimas de sus ex parejas.

Según reseñó BBC, las personas que realicen dicha práctica en ese país, podrán enfrentar una pena de cárcel de hasta dos años. Asimismo, se incluyó una enmienda que incluye fotos que sean divulgadas en redes sociales tales como Facebook, Twitter, entre otras.

En Suramérica se suman a este bloqueo otros países como Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador y Nicaragua, entre otros. En el caso de Brasil, Argentina y Venezuela se han desmantelado redes encargadas de distribuir pornografía infantil.

Por otro lado, las redes sociales como Twitter, Instagram y Facebook tienen una política con respecto a esta clase de publicaciones. La opción de denunciar contenido que incomode a otros usuarios es una constante polémica en las plataformas.

“Una vez Instagram me borró una publicación solo porque salí en Bikini ya alguien la denunció”, aseguró Alejandra Celis, de 23 años de edad y usuaria de la red social.