Estafas, extorsión y acoso son algunos, señala el abogado Ricardo Ramones, del Bufete Rome

En las plataformas digitales venezolanas se cometen delitos. Aunque en Venezuela los abogados no tienen una jurisdicción especial para delitos informáticos, existen escritorios legales encargados de brindar asesorías en este tipo de casos.

“La ignorancia y desinformación es la ventaja más grande que podemos darle a los estafadores para que actúen. Por eso, es importante siempre asesorarse bien con profesionales especializados en el tema. Las redes sociales y plataformas digitales también están siendo usadas por criminales y ésta es la única manera de evitar daños”, expresa Ricardo Ramones, del Bufete Rome.

En Venezuela, entre los crímenes más comunes en plataformas digitales se encuentran: estafas por lavado de dinero, comercialización de pornografía, venta de inmuebles para vivienda y/o con régimen especiales de producción, extorsión, secuestro, acoso y difamación, enumera el abogado.

Ramones y el también abogado Eduardo Amesty proponen estos consejos:

  • Aumenta la privacidad en tus redes sociales escogiendo la información que quieres compartir y con quién quieres compartirla.
  • No aceptes peticiones de amistad de desconocidos ya que puede ser un perfil falso.
  • Desconfía de los productos cuyos precios sean mucho más bajos a los del mercado.
  • Revisa los comentarios realizados por otros usuarios sobre ese vendedor.
  • Observa el anuncio y comprueba si tiene imágenes falsas sacadas de Internet o productos falsificados.
  • Sospecha si te pide seguir la conversación fuera de la plataforma, realizar pagos por adelantado o te ofrecen más cantidad de dinero por el producto sin un motivo justificado.
  • No dé su información personal o financiera en respuesta a un pedido inesperado. Las empresas o instituciones reales no solicitan ese tipo de información. 
  • Revisa el perfil del vendedor/comprador y desconfía si esos perfiles son extraños o de países extranjeros.
  • Antes de hacer nada, cuéntele lo sucedido a un amigo, familiar o vecino. Hablar sobre el tema podría ayudarlo a darse cuenta de que se trata de una estafa.