Diputados británicos llamaron a reforzar la regulación que se aplica a las redes sociales, y en particular a Facebook, para impedir que difundan noticias falsas, en un informe publicado el lunes en Londres.

“Se necesita una modificación radical de la relación de fuerzas entre estas plataformas y el público. La era de una autorregulación inadecuada debe llegar a su fin”, afirmó Damian Collins, presidente de la Comisión de Cultura, Digital, Medios y Deporte en la Cámara de los Comunes. 

Foto/AFP

“Los derechos de los ciudadanos deben establecerse legalmente, exigiendo a las empresas tecnológicas que adhieran a un código de conducta inscrito en la ley por el Parlamento y supervisado por un regulador independiente”, agregó. 

Esta comisión parlamentaria llevaba meses interrogando a Facebook, en el marco de una investigación sobre el fenómeno de las “fake news” y su impacto en recientes votaciones en Reino Unido, en particular el referéndum sobre el Brexit en junio de 2016. 

“Las empresas como Facebook no deberían estar autorizadas a comportarse como ‘gánsters digitales’ en el mundo en línea”, subraya el informe.

En sus más de 100 páginas, pide también al gobierno británico que lleve a cabo una “investigación independiente” sobre la “influencia extranjera”, incluida la rusa, y la desinformación en el referéndum del Brexit, pero también en las elecciones legislativas de mediados de 2017 y en el referéndum sobre la independencia de Escocia en 2014. 

Facebook está implicado en varios escándalos, como las acusaciones de injerencia rusa en su plataforma en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, pero también el hecho de que Cambridge Analytica explotara con fines políticos datos de los usuarios de la red social sin que ellos lo supieran.