La principal red social del mundo ha anunciado que suspendió temporalmente contenidos pagados por organizaciones con sede fuera de este país del sudeste asiático

Facebook prohibió la propaganda política financiada desde el extranjero de cara a las elecciones presidenciales previstas para abril, en tanto la red social internauta ha sido duramente criticada por la Unión Europea (UE) por su falta de transparencia en este dominio. 

La principal red social del mundo ha anunciado que suspendió temporalmente contenidos pagados por organizaciones con sede fuera de este país del sudeste asiático, vinculados a políticos, partidos o que estén destinados a fomentar la abstención. 

“Queremos que se vuelva más difícil intentar interferir en las elecciones en la plataforma, y que sea más fácil para la gente hacer escuchar su voz legítimamente durante el proceso político”, afirmó un portavoz de Facebook, añadiendo que estas medidas están en vigor desde este martes. 

A fines de febrero, la Comisión Europea denunció que lamentaba la falta de datos brindados por los gigantes de Internet en la lucha contra la desinformación en línea, criticando en particular las políticas de Facebook y Twitter respecto a la transparencia de la propaganda política. 

El gigante de Silicon Valley prometió “nuevas herramientas” para luchar contra las injerencias durante las elecciones europeas, pero no antes de fines de marzo. Facebook propone que los mensajes de propaganda política sean identificados claramente como tales con la entidad que los haya financiado. 

Pero la UE considera que los gigantes digitales no avanzan lo suficientemente rápido en sus esfuerzos de transparencia.

En el caso concreto de Indonesia, también tiene dificultades para luchar contra los mensajes de incitación al odio propagados en las redes sociales por grupos extremistas locales.