La crisis del coloso chino, acusado en EEUU de 13 cargos, entre ellos espionaje industrial y fraude bancario, continúa. De paso está en la lista negra en varios países, por la supuesta falta de seguridad de sus equipos de red

El Departamento de Estado de Estados Unidos insistió este martes en mostrar su “importante preocupación” sobre la empresa china Huawei e indicó que está “constantemente hablando” con gobiernos de otros países para trasladarles esta cuestión.

La diplomacia estadounidense está presionando a países aliados y a sus proveedores de internet y servicios inalámbricos para que eviten a Huawei, el mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones y el segundo de teléfonos inteligentes del mundo, diciendo que Pekín podría forzarle a espiar o desactivar sus redes.

En declaraciones a los periodistas en el Congreso Mundial de Móviles, que se celebra en Barcelona, el subsecretario de Estado adjunto para la comunicación internacional y cibercomunicación del Departamento de Estado, Robert Strayer, señaló, sin embargo, que “al final, cada gobierno y cada operador debe tomar sus propias decisiones”.

La cuestión, a juicio de Strayer, es la siguiente: “¿Quieres tener un sistema que está potencialmente comprometido por el gobierno chino o quieres apostar por una alternativa más segura?”.

“Queremos hacer todo lo que podamos para educar al resto acerca de las decisiones que están tomando”, añadió acto seguido.

Horas antes, también en el congreso, el presidente rotatorio de Huawei, Guo Ping, rechazó las acusaciones “sin evidencias” de EEUU sobre la seguridad de la tecnología 5G que desarrolla su compañía: “No tienen sentido”, sentenció.

Lea también ¿El mundo contra Huawei?: la red 5G es mal vista por varios países

Strayer dijo aún así que los gobiernos con los que ha tratado “están entendiendo” la postura de los EEUU “sobre los riesgos de seguridad inherentes a esta tecnología procedente de China”.

“Sabemos que la empresa Huawei, en particular, ha sido engañosa y deshonesta”, apuntó, aunque evitó responder a las insistentes preguntas de la prensa sobre si Estados Unidos tiene pruebas que certifiquen las acusaciones vertidas sobre esta compañía.

En este sentido, Strayer indicó que las redes de la nueva tecnología 5G que se instalen en este país norteamericano serán de Ericsson y Nokia, dos empresas procedentes del norte de Europa.

La crisis de Huawei, empresa acusada en EEUU de 13 cargos, entre ellos espionaje industrial y fraude bancario, y en la lista negra en varios países por la supuesta falta de seguridad de sus equipos de red, sobrevuela sobre el Congreso Mundial de Móviles en el que el fabricante chino quiere presentarse como un aliado tradicional de los operadores europeos. 

Lea también: Llegó la 5G pero..¿Qué se puede esperar de ella?