La tarifa oficial del transporte público está establecida en 70 bolívares. Durante meses se ha denunciado que en varias zonas del país el cobro del mismo varía entre 100 y 200 bolívares

Usuarios siguen denunciando el alto costo del transporte público, problemática que se ha agudizado desde el apagón nacional que se registró en toda Venezuela la tarde del pasado jueves 7 de marzo.

La tarifa oficial del transporte público está establecida en 70 bolívares, pero durante meses se ha denunciado que en varias zonas del país el cobro del mismo varía entre 100 y 200 bolívares.

Después del apagón general, que dejó sin luz y servicio al Metro de Caracas, los transportistas hicieron de las suyas y comenzaron a cobrar desde 300 hasta 1.000 bolívares en diversas rutas de la Gran Caracas.

Específicamente las rutas como Antímano, La Vega, Caricuao y Las Adjuntas, que trabajan desde Zona Rental, cambian constantemente sus tarifas sin motivo alguno.

Para las tres primeras parroquias los transportistas cobran 300 bolívares, mientras que para Las Adjuntas el cobro es de 400. Pero en las noches se afincan más: entre 500 y 800 bolívares podría costar el pasaje para quienes viven por esas zonas. No hay control, denuncian los usuarios, quienes piden que las autoridades le pongan coto a esta situación.

Otras que han elevado el pasaje son las rutas que van desde Chacaíto a Petare: cobran desde 200 hasta 400 bolívares.

A pesar de que se restableció el servicio del Metro de Caracas, muchos usuarios se ven en la necesidad de tomar rutas alternas debido a los retrasos que presenta el sistema subterráneo constantemente.