La casa de estudios presentará a Fundación Universidad Monteávila, que visibilizará las acciones que ejecutan para una educación con principios de inclusión, equidad y como bien público

Este próximo 9 de noviembre, la Universidad Monteávila presentará su fundación en el majestuoso concierto, Venezuela in crescendo, de la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho, dirigido por Elisa Vegas, bajo una producción de Eposak. El evento será la invitación para que todos los venezolanos, dentro y fuera del país, reconecten con sus raíces y se motiven a formar parte del impulso de oportunidades académicas para las futuras generaciones.   

“La Fundación Universidad Monteávila es la materialización de nuestro compromiso por construir un entorno viable que permita el acceso a la educación, con principios de equidad e inclusión, como derecho y clave para el desarrollo de Venezuela. El primer gran paso que estamos dando es el nuevo campus, con el que aspiramos recibir a ocho mil estudiantes de pregrado y dos mil de posgrado, esto alineado a la estrategia de desarrollo nacional, establecida por el ejecutivo, y estrechamente relacionado con las orientaciones, discusiones y desafíos que la Unesco ha invitado a participar de cara a la Agenda 2030”, expresó Luis Casas Granadino, presidente de la Fundación Monteávila.   

Desde la casa de estudios invitan a disfrutar del concierto que hilvana el amor por el país y las acciones por impulsar más oportunidades para los jóvenes del país. El evento se realizará vía Zoom, 8:00 p.m. hora Venezuela y 7:00 p.m. hora Miami, con un aporte de 10$ podrá apoyarse a la fundación y disfrutar del evento. Las entradas podrán ser adquiridas a través de TicketPlate.    

Venezuela: nuestro compromiso y meta

La Fundación Universidad Monteávila (UMAF) tendrá como propósito impulsar y visibilizar las acciones que ejecutan con el propósito de ofrecer una educación como bien común de la sociedad, factor clave para los jóvenes venezolanos y, por ende, las líneas estratégicas de crecimiento del país.

La oferta académica se concentra en ocho facultades: Ciencias Económicas y Administrativas, Ciencias de la Comunicación e Información, Ciencias Jurídicas y Políticas, Ciencias de la Educación, Ingeniería, Ciencias de la Salud, Ciencias y Artes del Hábitat, Humanidades.

“Nuestro propósito es acercar la educación a la comunidad. Entendemos los desafíos y retos, por eso asumimos el compromiso de facilitar caminos que permitan lograr un desarrollo integral, además del compromiso por brindar una oferta académica atendiendo a la prioridad nacional. Sumado al Programa de Becas y Ayudas Económicas, que actualmente beneficia al 37% de la población estudiantil, el proyecto de la nueva sede tiene beneficios en materia de salud, nuevos accesos viales, concebido para disminuir la brecha que impide ver en la educación superior un medio viable”, compartió Luis Casas.

Más de 60.000 habitantes de la comunidad rural de El Hatillo serán beneficiadas. El diseño contempla la vialidad hacia la zona, la construcción de un terminal, un ambulatorio y la rehabilitación del servicio de agua potable, aguas servidas y drenajes en las comunidades aledañas.  

Oferta académica responde a la necesidad del país

El compromiso de la Universidad Monteávila con el desarrollo del país se manifiesta a través de las carreras propuestas para el nuevo campus. “De veintidós carreras que se encuentran en el estudio de factibilidad, siete son priorizadas, ocho complementarias de interés nacional y dos necesarias, según los lineamientos del Ejecutivo nacional”, precisó presidente de la Fundación Monteávila.   

La propuesta hecha por la UMA a las autoridades educativas incluye Ingenierías: Civil, Eléctrica, Mecánica, Industrial, Mecatrónica, Telecomunicaciones, Biomédica, Telemática; Medicina (integral comunitaria), Enfermería (integral comunitaria), Odontología, Nutrición, Farmacia, Bioanálisis, Psicología, Fisioterapia, Biología, Química, Arquitectura, Urbanismo, Arquitectura del Paisaje, Diseño.

Una educación de bien común

Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida, es el cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, establecido por la ONU.

Entre las discusiones globales sobre las implicaciones de este objetivo, han incluido la definición de la educación entre los bienes comunes de la humanidad, “…aquellos que, independientemente de cualquier origen público o privado, se caracterizan por un destino obligatorio y necesario para la realización de los derechos fundamentales de todas las personas” (término adaptado de Marella, M.R. 2012. Oltre il pubblico e il privato: per un diritto dei beni comuni. Verona, Ombre Corte). Esta visión es citada (2015) por la UNESCO en su documento Replantear la educación ¿Hacia un bien común mundial? Luis Casas Granadino enfatizó “El nuevo campus es una puerta abierta a la educación como bien común, afianzando nuestro compromiso con el rol que desde el sector privado debe asumirse, un proyecto importante, con un alto impacto en las oportunidades de estudios superiores y para el sector productivo del país. La cita de hoy es una invitación a toda la sociedad civil a participar y ser agentes de cambio, si estás en Venezuela o fuera de ella, tenemos en nuestras manos la oportunidad de brindar oportunidades a los jóvenes que están en edad de cursar estudios superiores”.