“Los ciudadanos tenemos la posibilidad de contribuir notablemente con el ambiente a través de acciones sencillas, pero ellas implican un cambio de conducta y deben significar un compromiso con el futuro”, subraya Alejandro Luy, gerente general de Tierra Viva

El 3 de julio se conmemoró el Día Internacional sin Bolsas Plásticas. Botiquería y Fundación Tierra Viva, que unifican esfuerzos -en redes sociales- para crear conciencia sobre los peligros que conlleva el uso de bolsas plásticas en la naturaleza y el ambiente y promueven el uso de bolsas ecológicas para vivir en un planeta SinBolsasPlásticas.

“Las bolsas plásticas son perjudiciales para la naturaleza, su velocidad de degradación es extremadamente lenta y una gran cantidad de ellas se encuentran a la deriva en los océanos causando la muerte de muchos animales marinos”, destaca la gerente corporativa de RSE y Comunicaciones de Botiquería, Nakarith Galicia. Enfatizó que la intención de la campaña es sumar voluntades en un tema tan prioritario como lo es el uso consciente de la bolsa plástica. “El planeta necesita de nuestra ayuda. En la medida en que todos tomemos conciencia sobre la importancia de evitar degradar el ambiente con nuestras malas prácticas cotidianas, estaremos cuidando debidamente nuestra salud y el medioambiente”, señala Galicia.

El plástico -incluyendo las bolsas- constituye una de las principales preocupaciones a escala mundial, debido a que es un producto derivado del petróleo que contiene aditivos tóxicos y sustancias cancerígenas. Cada año –según la Organización de Naciones Unidas (ONU)- cerca de 8 millones de toneladas métricas de plástico terminan en los océanos, que al incorporarse en la cadena alimenticia amenazan la salud humana.

Según el gerente general de Fundación Tierra Viva, Alejandro Luy, la indiferencia ante el problema contaminante de las bolsas plásticas es cada vez más preocupante; estudios indican que las empresas producen un estimado de 5 trillones de bolsas plásticas al año, lo que equivale a unas 714 bolsas por cada habitante de la tierra.

“Los ciudadanos tenemos la posibilidad de contribuir notablemente con el ambiente a través de acciones sencillas, pero ellas implican un cambio de conducta y deben significar un compromiso con el futuro. Para las compras diarias, lo ideal es la sustitución de las bolsas convencionales por unas de tela. Aunque parezca insuficiente, cada acción individual contribuye a solventar el problema”.

Desde el año 2012, Botiquería y Fundación Tierra Viva promueven la reducción del consumo de bolsas plásticas a través de diversas estrategias educativas y divulgativas para garantizar un saneamiento ambiental que permita resguardar la salud de las comunidades. 

“Invitamos a la ciudadanía en general a sumarse a la campaña #SinBolsasPlásticas, una acción social que promueve el uso de bolsas ecológicas como un compromiso para preservar el medioambiente”, resalta Luy. En la página web de Botiquería y Fundación Tierra Viva pueden descargar un díptico informativo para ayudar a tener un ambiente SinBolsasPlásticas.