“Los autores materiales del abominable homicidio serial son presuntamente integrantes de la banda El Perú, que azota el sector El Callao, conocidos bajo los seudónimos de alias Coca-Cola y 19”, indicó el fiscal general, Tarek William Saab

El fiscal general, Tarek William Saab, dijo este domingo 6 de junio que los presuntos autores materiales de la muerte de la mujer asesinada en El Callao, estado Bolívar, después de enfrentarse a las autoridades locales durante una protesta, y otra ciudadana en la misma zona, son integrantes de la “banda El Perú”.

“Testigo presencial indica que los autores materiales del abominable homicidio serial son presuntamente integrantes de la banda El Perú, que azota el sector El Callao, conocidos bajo los seudónimos de alias Coca-Cola y 19, sin descartar una presunta autoría intelectual”, escribió Saab en su cuenta de Twitter.

El fiscal anunció el sábado que se investigarían los asesinatos de Martha Aristizábal, de 37 años, y Dorialcely Tocuyo, de 29, unos días después de que la segunda expresara públicamente sus quejas contra el alcalde de la localidad, el chavista Alberto Hurtado.

Tan solo un día más tarde, Saab aseguró que “ante los terribles homicidios (…) el Ministerio Público adelantó las siguientes diligencias: necropsia de ley de ambas víctimas, colección de nueve conchas percutidas por armas 9 milímetros y entrevistas de siete testigos”.

Agregó que, además, se realizaron dos inspecciones técnicas en el lugar del suceso, “experticia de planimetría y trayectoria balísticas”, así como “pesquisa en las redes sociales de las víctimas”.

Tras conocerse la muerte de Tocuyo, se hizo viral en redes sociales un vídeo del día 24 de mayo, donde se le escucha quejarse de la situación económica en el país ante dirigentes locales chavistas y cuerpos de seguridad del Estado.

La ONG Fundaredes, que difundió el vídeo y aseguró que el cuerpo sin vida de la víctima fue encontrado el 2 de junio, dijo en Twitter que la protesta rechazaba “que los comercios se negaban a recibir el billete de 50.000 bolívares”, debido a su escaso valor (poco más de un centavo).