La Cámara de Comercio exigió “dedicar recursos suficientes, personal capacitado y equipos tecnológicos de última generación a la lucha contra la extorsión”

La Cámara de Comercio de Maracaibo denunció que sus afiliados son víctimas de extorsión, por parte de grupos delictivos que operan en el estado Zulia.

“La ciudad de Maracaibo ha sido sacudida por varios hechos de violencia acaecidos en los últimos días. Como un hecho sin precedentes en el país, en menos de veinticuatro (24) horas, varios artefactos explosivos (granadas) fueron arrojados y detonados en distintos establecimientos comerciales e incluso, contra instalaciones de cuerpos de seguridad nacional”, denunciaron las autoridades de la Cámara.

Los empresarios venezolanos, “quienes estamos luchando día a día por mantener nuestras empresas abiertas en medio de una “depresión económica” sin precedentes en la historia moderna del país, ahora además tenemos que agregar el problema de la extorsión. Sin seguridad no habrá la confianza necesaria para producir y comercializar los productos y servicios que necesita una sociedad que también se siente amenazada”.

Los representantes de la Cámara “hacemos un llamado al Gobierno Nacional, a la Gobernación del estado Zulia y a las Alcaldías respectivas, a abocarse sin pérdida de tiempo a enfrentar directamente con personal y recursos, este delito que tanto daño le hace a la región. De allí que para enfrentar de manera efectiva dicho delito, hacemos las siguientes recomendaciones:


1) Reconocer públicamente la existencia de este delito y su magnitud. Los ciudadanos deben saber que no están solos y desamparados ante el actuar de las bandas delictivas que operan en el Zulia. Se debe alentar al ciudadano a denunciar, pese a la desconfianza que pueda existir, garantizando su seguridad personal a la hora de hacerlo. Mientras más se denuncia, mayor será la información que puedan manejar los cuerpos de seguridad y facilitará la construcción de información estadística y de estrategias efectivas para luchar contra dicho flagelo. Pagar una extorsión solo consigue propiciar su crecimiento.

2) Realizar campañas públicas de información a las empresas y especialmente a las
comunidades, acerca de las medidas preventivas (qué hacer para evitar ser extorsionado) y también sobre qué hacer cuando ya se es víctima de una extorsión.

3) Dedicar recursos suficientes, personal capacitado y equipos tecnológicos de última
generación a la lucha contra la extorsión. El personal que integra los cuerpos de seguridad debe tener los mejores sueldos y beneficios económicos. Su misión primordial debe ser siempre el cuido y protección de los ciudadanos y sus bienes.

4) Revisar qué estrategias han desarrollado otros países para atacar, disminuir o erradicar el delito de la extorsión. A manera de ejemplo, Colombia y México han implementado medidas de seguridad que han obtenido resultados importantes en ese sentido. Asimismo, complementar dichas medidas con campañas masivas en las redes sociales tales como “Yo no pago, yo denuncio” (Colombia) y “Yo no pago extorsión” (México).

5) Se presume que buena parte de las extorsiones a escala nacional son coordinadas desde algunos centros penitenciarios del país. De allí que urge al Gobierno Nacional y al Ministerio del Poder Popular para el Servicio Penitenciario el asegurar el control total sobre dichos centros de reclusión para así disminuir el delito de la extorsión.