El secretario de la ONSA, Luis Guillermo Inciarte, explicó que en las costas venezolanas hay zonas de peligro para la piratería como los espacios fluviales del Alto Apure y la costa de oriente, como Paria y Delta Amacuro. Las de alto riesgo son el Golfo de Venezuela y la barra del Lago de Maracaibo, donde se han reportado “intentos de subir a bordo”.

“Es un negocio, es una mafia que se mete” con pescadores y con embarcaciones privadas.

Por eso nuestra recomendación es navegar lejos de la costa y con la menor visibilidad posible.

Esto se divide en cuatro niveles, aclaró: segura, riesgo, alto riesgo y peligro.

Existen dos reportes en seis meses de actos violentos, con uso de arma de fuego, en costas del oriente del país, detalló en entrevista con Unión Radio. UNo fue el caso del velero Kinkler, cuyo capitán fue sometido con armas de combate. Es un extranjero que logró salir de Venezuela.

Inciarte recomendó a las autoridades que tomen la zona y que lo hagan con buques de la Armada, porque es crimen organizado. “¿Quién denuncia? No hay estadísticas ya”, alertó.