La Confederación llamó a la unión del movimiento sindical para “exigir su inmediata libertad y el cese de las persecuciones contra la dirigencia sindical y contra los trabajadores”

La Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) denuncia y rechaza “la injusta, arbitraria e infame decisión que se ha tomado contra Rodney Álvarez, trabajador de Ferrominera del Orinoco, al ser sentenciado a 15 años de prisión. El Tribunal 12 de Juicio del Área Metropolitana se convirtió finalmente en el agente ejecutor de una sentencia que desconoce totalmente los hechos reales ocurridos ese 9 de junio de 2011, en una asamblea de trabajadores de dicha empresa que buscaba escoger sus representantes para discutir una nueva contratación colectiva”.

La CTV asegura que esta medida “lo que pretende es ocultar prácticas ya cotidianas del sindicalismo oficialista dirigido por Wills Rangel, como es el uso de “colectivos” paramilitares para amedrentar y someter a la fuerza las justas protestas de los trabajadores”.

Pedro Elías Torres, secretario del organismo, asegura que el autor de los disparos que mataron a Renny Rojas (caso por el cual se acusa a Álvarez) sería un militante del PSUV. Se construyó “el expediente amañado contra Rodney como una retaliación contra el movimiento obrero de Ferrominera que, luego de estar apoyando “el proceso”, se deslindó de esa estafa obrerista para defender a cabalidad los intereses de los trabajadores, con el dirigente sindical Rubén González a la cabeza, quien también debió pagar con varios años de cárcel tamaña osadía y aún se encuentra en régimen de presentación”.

La CTV llamó a la unión del movimiento sindical para “exigir su inmediata libertad y el cese de las persecuciones contra la dirigencia sindical y contra los trabajadores que hacen valer en nuestra tierra los derechos y reivindicaciones que tanto esfuerzo han costado a generaciones de luchadores sociales y defensores de una verdadera democracia”.