Denuncian el uso de las llamadas revoluciones de color o golpes suaves como estrategias de intervención silenciosa que Estados Unidos

Senadores rusos condenaron las amenazas del gobierno de Estados Unidos (EEUU) de crear una coalición para derrocar al presidente República, Nicolás Maduro.

La pregunta es el precio que están dispuestos a pagar por el derrocamiento de Nicolás Maduro. (…) Ya han perdido políticamente, Maduro no ha temblado, el Ejército no se ha alejado de él y la mayoría de la población lo apoyó”, expresó Oleg Morozov, miembro del Comité de Asuntos Internacionales del Consejo de la Federación de Rusia (Duma).

Las declaraciones de Morozov son en respuesta a las amenazas que profirió este domingo el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, quien anunció que su administración busca crear “una coalición lo más amplia posible para reemplazar” al mandatario venezolano.

Por su parte, el primer jefe adjunto del Comité Internacional de la Federación Rusa, Vladimir Jabbarov, indicó, citado por el diario ruso Izvestia, que Washington está preparando “una revolución de colores” en Venezuela para desestabilizar a la patria de Simón Bolívar y forzar un cambio de gobierno a favor del presidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó.

“Lo que los estadounidenses están ofreciendo ahora es intervención, interferencia en los asuntos internos de un estado extranjero con el uso de las fuerzas armadas de otros estados”, advirtió el senador.

Las llamadas revoluciones de color o golpes suaves entran dentro de las estrategias de intervención silenciosa que Estados Unidos utiliza para derrocar a Gobiernos.

Por su parte, el jefe adjunto del grupo parlamentario del partido Rusia Justa, Mijaíl Emelianov, reiteró que el discurso de Bolton demuestra que los estadounidenses ya han notado que no podrán influir en la situación de América Latina a no ser que intervengan públicamente y muestren su apoyo directo al golpismo, tal es el caso de Venezuela.