Hoy en día mientras que estamos resguardados cumpliendo la cuarentena y
distanciamiento físico, es importante que estas personas eviten fumar, consumir bebidas alcohólicas y por supuesto que deben alimentarse lo más sano posible

Muchas son las noticias e informaciones que se han ido desarrollando en las últimas semanas sobre la tasa de mortalidad de la COVID-19 y aquellos pacientes más vulnerables por sus diversas patologías, como es el caso de la Hipertensión Arterial (HTA), la cual el 17 de mayo celebró el Día Mundial

“La enfermedad por coronavirus (SARS-CoV-2) constituye un hecho novedoso del
siglo XXI, todo lo que se sabe al respecto está en pleno desarrollo, se está aprendiendo sobre la marcha utilizando recursos clínicos y epidemiológicos”, destaca Igor Morr, médico cardiólogo y ex presidente de la Sociedad Venezolana de Hipertensión Arterial, sobre esta pandemia que todavía continua afectando gran parte del mundo.

Foto: EFE

Aún cuando en principio se ha dicho que sólo atacaba a personas mayores, que por
naturaleza podrían tener más patologías médicas, las cuales los harían más
vulnerables, es sabido ya que un 80% de la población general podría contagiarse,
pero, según estudios actuales, se sabe que las personas con condiciones preexistentes como tensión no controlado o altos niveles de azúcar en sangre, están relativamente más expuestas a las complicaciones de del virus.

En Venezuela, comenta el Dr. Morr, existen aproximadamente seis millones de
personas con HTA, dónde solo tres millones conocen su problema y entre ellos
la mitad no toma ningún tipo de tratamiento, o lo toma de forma irregular. Apenas un millón de individuos estarían bien controlados. Por lo que el especialista, a propósito del Día Mundial de la Hipertensión, hace un llamado para que los pacientes tratados por estas condiciones cumplan adecuadamente con su tratamiento y más aún en estos momentos de crisis sanitaria mundial.

Minimizar riesgos: control y prevención

El riesgo es inherente al grupo etario (edad), al grado de estabilidad de su sistema
inmunológico y la presencia o no de factores de riesgo como el tabaquismo, enfermedad bronco pulmonar obstructiva crónica, diabetes no controlada, el uso de
medicamentos inmuno-depresores, insuficiencia renal o falla cardiaca. En ausencia de estos factores de riesgo, la hipertensión arterial bien controlada no constituye ningún riesgo adicional.

La recomendación final es prevenir y controlar los valores de riesgo de estas condiciones o enfermedades crónicas -como la hipertensión arterial- mantener la
calma, quedarse en casa y, ante cualquier síntoma que estas personas puedan
presentar, es importante estar en contacto con su médico tratante quien sabrá cómo atender la situación y optimizar los recursos de asistencia sanitaria.

Con información de Conecta Comunicaciones