El informe del Unicef, presentado este primero de agosto, insta a los Gobiernos, los médicos y otros responsables de la toma de decisiones a adoptar medidas que faciliten la lactancia materna

Según el nuevo informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef por sus siglas en inglés) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que 78 millones de bebés (tres de cada cinco) no ingieren leche materna durante su primera hora de vida, lo cual aumenta el peligro de muerte o de contagio de enfermedades y a la vez disminuye las posibilidades de que sigan tomando leche materna después.

En el informe se pone de manifiesto que los recién nacidos que toman leche materna en su primera hora de vida tienen muchas más posibilidades de sobrevivir. Un retraso de tan sólo unas horas después del nacimiento, podría poner en peligro la vida del bebé.

El contacto piel con piel y la succión de la mama favorecen la producción de leche materna y de calostro, llamado también la “primera vacuna del bebé” por su alto contenido en nutrientes y anticuerpos.

Cuando se trata de iniciar la lactancia materna, es fundamental hacerlo a tiempo. En muchos países puede llegar a ser una cuestión de vida o muerte”, asegura Henrietta H. Fore, Directora Ejecutiva de Unicef.

“Aun así, cada año, millones de recién nacidos se pierden los beneficios de la lactancia materna temprana; las razones demasiado frecuentes son cosas que podemos cambiar. Las madres simplemente no reciben ayuda suficiente para amamantar durante esos cruciales minutos posteriores al nacimiento, ni siquiera por parte del personal médico de los centros de salud”, agregó.

Según el informe, las tasas más altas de lactancia materna en la primera hora después del parto se registran en África Oriental y Meridional (65%), mientras que las más bajas se encuentran en Asia Oriental y el Pacífico (32%).

Casi nueve de cada diez bebés nacidos en Burundi, Sri Lanka y Vanuatu toman leche materna en la primera hora de vida, frente a sólo dos de cada diez bebés nacidos en Azerbaiyán, el Chad y Montenegro.

“La lactancia materna ofrece a los niños el mejor comienzo de vida posible”, afirmó el médico Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS y agregó que “Debemos ampliar urgentemente las ayudas para las madres, ya sea por parte de miembros de la familia, trabajadores de la salud, empleados o Gobiernos, de forma que puedan proporcionar a los niños el comienzo que merecen”.

El informe insta a los Estados, médicos y otros responsables de la toma de decisiones a adoptar medidas jurídicas firmes para restringir la comercialización de leche de fórmula y otros sucedáneos de la leche materna.